Buchón Rafeño

Buchón Rafeño

De carácter firme pero amistoso y tranquilo, llega el buchón Rafeño directamente de las zonas de Andalucía España, es un palomo ejemplar que goza de un tamaño medio y de características atractivas, por lo cual vale la pena seguir dedicándole espacio y tiempo en el mundo del colombicultura, a pesar de tener una combinación genética bastante delicada.

Buchón Rafeño

Su plumaje, alas, dorso y cola hacen de este rafeño un ave capaz de llevarse toda la atención en actividades como, competiciones y campeonatos, esto es gracias a la rapidez con la que alzan vuelo. Siendo el buchón rafeño una figura importante dentro del mundo de la colombofilia.

 

Tamaño y características físicas

El buchón rafeño es un palomo de origen español, cuyo nombre hace referencia a la línea o al rafe que divide su gran buche. Posee una complexión de tamaño mediano correspondiente a unos veintidós o veintiséis centrimetros (22-26 cm) desde el extremo del esternón hasta la parte final de su cola.

Buchón Rafeño

Su grosor corresponde a un tamaño aproximado a la mitad de su medida longitudinal, es decir entre unos diez o doce centímetros. Su peso se situa entre los cuatrocientos y cuatrocientos cuarenta gramos (400-440 gr.) Su cabeza es ancha de extremo a extremo de sus ojos, con hendidura palpable entre ambas cuencas que, a la vista, aparenta ser plana por encima, con un notable aplastamiento en la parte trasera lo que da una impresión de ser cuadrada.

Las carúnculas nasales suelen ser anchas, mucho más que la anchura trasera del pico, situadas todas encima del mismo. Sus ojos son hermosos y espaciosos, anchos y en armonía al rostro del ave, poseen una coloración fuerte en relación al color del plumaje, estos reflejan la vitalidad, salud y temperamento del buchón.

El buche es bastante extenso y en su base de forma se extiende más allá del diámetro del pecho, colgando por ambos lados y de esta manera cubre los codillos de las alas. El dorso del animal es de tamaño amplio, su cola es corta pero ancha en relación a la albardilla con plumas anchas, cortas y separadas.

El buchón posee alas cortas, redondas y de muy amplia superficie, pluma ancha y unas sobre otras dando un aspecto de abundancia. El plumaje puede ser de colores variados, inclusive el color blanco, aunque no sea muy frecuente la aparición del plumaje blanco interpolado en las alas.

Las patas son cortas pero a la vez firmes con una notable separación entre ellas, son muy pulcras y particularmente carecen de escamas, la zona del peroné y la tibia dan un aspecto angulado.

¿En dónde vive el buchón rafeño?

El buchón rafeño es originario de la comunidad Andalucía, específicamente en la provincia de Sevilla, España. En la antigüedad los árabes introdujeron esta especie a la península ibérica. Se distribuye geográficamente en la zona de Sevilla y sus localidades próximas como Málaga y Cataluña.

Aunque debido al fanatismo de muchas personas y criadores también se les puede encontrar en el continente americano: Estados Unidos, Mexico y Argentina, y en ciertos casos destaca un pequeño lugar en Francia, donde se cultivan la mayoría de las razas de buchones españoles.

 

Subespecies del Buchon rafeño

Aproximadamente en los tiempos del siglo VIII, los árabes situados en las provincias ibéricas, comenzaron un mestizaje genético entre especies de buchones ya existentes en esa época, como lo son el buchón gorguero y el buchón colitejo, con otra raza de palomo de cara y una pequeña división o pliegue de manera vertical en su buche llamada buchona andaluza. Generando así una combinación genética y fenotípica que resulto en la creación del buchón rafeño.

 

¿Destaca en algo por su comportamiento?

Su comportamiento se destaca por reflejar su carácter bastante obediente y manso, incluso muchos de sus criadores se atreven a calificarlo como un buchón meloso y cariñoso. También el buchón rafeño tiene un instinto muy seductor para con las hembras de su especie, tratando así de conquistarlas frecuentemente.

Camina con un porte recio, fuerte y fascinante. Adversamente, por muy llamativa que sea esta raza de buchones es considerado difícil para su cría debido a la afinidad genética que posee.

Es cada vez menor la cantidad de columbicultores que se desaniman y abandonan la crianza de estos buchones por la delicadeza y la responsabilidad que representan, colocándolos así, en un emitente peligro de extinción.

Principalmente, la utilidad de los buchones rafeños es como animal doméstico o de compañía, ya que como mascota suelen captar la atención de las personas a sus alrededores, aunque también se utilizan para concursos y campeonatos de vuelo en la región española, gracias a sus características a la hora de volar.

 

 

¿De qué se alimenta esta especie?

Como la mayoría de las aves, específicamente los buchones españoles, se alimentan de una gran variedad de semillas y frutos. Estando en cautiverio, sus dueños o criadores hacen de las semillas de maíz, girasoles, avena, almendras, trigo granos o incluso diversas hortalizas como la zanahoria. Parte de su alimentación

Criados en un ambiente libre, como en el campo estos buchones buscan cualquier fuente de proteína, por lo que no es extraño que algunos insectos, escarabajos, algunos pequeños parásitos como las lombrices, sean parte de su dieta.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *