Cisne común

Cisne común

Los cisnes comunes son habituales de parques y son conocidos como “cisne vulgar” o “cisne mudo”, aunque no lo son y solo se les denomina “mudos” por ser silentes durante el vuelo, a diferencia de otras especies. Poseen características que los diferencian de otros y no se reconocen subespecies de esta especie. Pertenecen a la familia de las “Anátidas”, del género “Cygnus” y su nombre científico es “Cygnus olor”, que proviene de vocablos griegos y latín.

Cisne común

¿En dónde vive el cisne común?

Está especie es habitual del hemisferio norte y suelen encontrarse en estanques, ríos y lagunas continentales, así como en zonas de estuarios. Están distribuidos en la zona central y norte de Europa, así como en el este y centro de Asia hasta el este de China.

Los cisnes comunes prefieren los lagos y ríos de poco caudal, que tengan hierbas altas y en épocas de invierno es común observarlos en estuarios de agua salobre en áreas cercanas al mar, en las costas marinas que ofrecen protección y en aguas marinas.

Las especies salvajes anidan al noreste de Europa; en las islas Británicas, al sur de Suecia, en Dinamarca, Holanda, norte de Francia, norte de Alemania, Polonia, en los países al sur del mar Báltico y el mar Negro. En Asia, las especies salvajes son habituales del mar Caspio, sur de Siberia hasta el lago Baikal y norte de Mongolia.

Tamaño y características del cisne común

Es un ave de gran tamaño, considerada el segundo ejemplar más grande de su género, que puede llegar a vivir hasta 19 años en forma silvestre. La hembra puede llegar a alcanzar una longitud de 1,27 metros y un peso de 8,4 kg, mientras que el macho es de mayor tamaño, con una longitud de 1,50 metros y un peso promedio de 10,5 kg. .

Su plumaje es de color blanco y se distingue de otras especies por el característico color amarillo anaranjado de su pico, que puede llegar a un tono rojizo. Posee una carúncula negra sobre la base del pico, que es más desarrollada en los machos. Otras características resaltantes de esta especie es un cuello más curvado, y en ocasionalmente el extremo posterior es más alto y su cola más larga.

Cisne común

¿De qué se alimenta esta especie?

Los cisnes comunes son fundamentalmente vegetarianos, se alimentan principalmente de plantas acuáticas que obtienen del fondo de los lagos o estanques. Aunque también consumen insectos, crustáceos y ranas. Es frecuente que durante la primavera visiten los campos sembrados para obtener semillas para alimentarse.

Comportamiento de los cisnes comunes

Es una especie más territorial que otras especies de su mismo género. Suelen formar colonias que superan las 100 parejas. Los adultos pueden llegar a la violencia frente a otras aves por defender su territorio. Sin embargo usualmente acompañan a otras aves como por ejemplo los patos, que aprovechan la capacidad de los cisnes para obtener alimentos.

A pesar de ser un ave muy torpe en tierra, verla volar es todo un espectáculo, ya que avanza rápidamente, y bate sus alas de una manera majestuosa, haciendo alarde de su largo cuello estirado.

Los cisnes comunes son monógamos, son fieles durante su vida en pareja, aunque en caso de que uno de los dos fallezca, el que sobreviva encontrará una nueva pareja. En la época de otoño-invierno se forman las parejas y en primavera ya están defendiendo el territorio para criar.

El macho pelea con sus congéneres por el territorio y entre ambos recolectan los materiales para la construcción del nido, pero es la hembra quien organiza la construcción. Suelen construir nidos de dos metros de diámetro aproximadamente utilizando hierbas, ramas y plumas, bien sea en tierra o en islotes flotantes en áreas aledañas al agua.

Generalmente la hembra pone entre tres y ocho huevos, de una particular coloración azul verdosa, aunque es posible que exista diferencia en cada uno de los huevos de una misma madre. El proceso de incubación es tarea fundamental de la hembra, quien por más de un mes y medio se encarga de manera exclusiva. Por su parte el macho se encargará de defender el nido de depredadores y de alimentar a su pareja.

A los dos días de nacidos los polluelos, abandonan el nido y siguen a sus padres al estanque. Al principio, y por dos semanas, son alimentados por sus padres. Al llegar a su tercera semana, ya están en capacidad de alimentarse por sí solos, aunque no pueden volar hasta que hayan cumplido los tres meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *