¿Cómo criar aves exóticas?

Las aves se están volviendo las mascotas favoritas de grandes y chicos; cada día hay más personas que se consideran amantes de estos peculiares animales y han cedido ante los encantos de la nueva moda, por decirlo de alguna forma, de hacer turismo, el avistamiento de aves o aviturismo, como suele llamársele.

Sin embargo, no es fácil conformarse con sólo ver estas aves en su hábitat natural o apreciarlas mientras paseamos por el parque, sino que se hace necesario poder escoger algún ejemplar de ellas para tenerla en nuestros hogares.

 

¿Cómo criar aves exóticas?

 

Sí, así mismo, estamos hablando de atrevernos a tener un ave como mascota. Hay tantos tipos de aves que muchas veces la mayor duda es saber cuál escoger, y bueno, las aves exóticas son las que lideran las listas, pues representan un gran desafío y resultan muy atractivas, coloridas y peculiares.

¿Por qué hablar de atrevernos a tener un ave exótica como mascota? Por la sencilla razón de que criar un ave en casa no es cuestión de juegos, no es un simple pasatiempos o un antojo, sino más bien un acto de responsabilidad y compromiso. Para ayudarte en la cría de aves exóticas, vamos a dejarte  una serie de consejos que debes seguir si deseas brindarle un hábitat adecuado.

 

Escoger un ave específica

Algunos estudios recientes han revelado que en todo el mundo existen alrededor de unas 18 mil especies de aves; debido a tanta diversidad, el escoger un ave adecuada podría ser una tarea difícil y hasta extenuante, pero es sin duda alguna lo primero que debes considerar al momento en que tomas la decisión de tener un ave como mascota.

Aunque parece algo lógico, muchas personas no consideran este punto, sino que corren a una tienda de aves o de mascotas, en general, y escogen la que primero les atraiga.

Si deseas ser un buen criador de aves, entonces toma tiempo para escoger una especie y así podrás conocer un poco sobre ella antes de comprarla. Una vez que te has decido por alguna, por ejemplo un periquito, un agapornis, un canario, loro o guacamayo, por nombrar algunos de los más comunes, deberás investigar acerca de cómo es su estilo de vida, considerando el tipo de alimentación, forma de anidar, reproducción (época y cuidados), etc.

 

¿Cómo criar aves exóticas?

 

Sé realista y responsable

El segundo punto es preguntarnos por qué quiero tener un ave; ¿cuento con el tiempo suficiente para brindarle los cuidados que un ave requiere? ¿Es sólo un capricho? Las aves necesitan adaptarse a su nuevo hogar y, muchas veces, esto requiere de tiempo y paciencia, por lo que no se recomienda que una persona que no está dispuesta a disponer de tiempo y dedicación para cuidarle, sea criador de aves.

Además, algunas personas ‘se meten en este paquete’ y al poco tiempo quieren abandonar sus aves o deshacerse de ellas de manera inadecuada. Si no estás seguro de asumir el compromiso, sé realista y espera. También debes ser realista en cuanto al tipo de ave, pues si vives en un piso no debes creer que podrás tener un pato de mascota, o una gallina.

Si deseas tener un pato, entonces debes contar con un espacio suficiente y tener, al menos, un estanque en el jardín para que el ave pueda encontrar un hábitat correcto. Tampoco se considera realista tener un cisne, un flamingo, un ave marina o un buitre, por ejemplo, como mascota.

Las aves de gran tamaño, como las que hemos acabado de nombrar son muy difíciles de domesticar, requieren de mucho espacio y, la mayoría, no se permiten como mascotas por razones más que obvias. En nuestra home podrás encontrar un poco más de información acerca de cuáles son las aves de gran tamaño.

En cuanto al tema de la responsabilidad, no te dejes llevar por las mascotas que exhiben los famosos, pues la vida suele ser más real que lo que se ve en las noticias o en la tele; que algunos famosos ostenten mascotas que parecieran irreales, no significa que tú debas o puedas hacer lo mismo.

No eres George Clooney ni Paris Hilton, recuerda.

Por otro lado, si ya te has decidido por tu ave ideal, entonces adquiérela con responsabilidad.

No compres aves de dudosa procedencia, aves silvestres, aves en el mercado negro o aves que no cuenten con el certificado que verifica que han sido criadas en cautiverio; si estás en Europa, o tu ave procede de allí, entonces necesitarás que tu vendedor te de el documento avalado por CITES y si estás en América, por ejemplo, debes contar con un registro de fauna o certificado de cautiverio, según tu país de origen.

Una vez que ya compras el ave y la has legalizado, si ésta lo requiere, debes dedicarte a proveerle un lugar adecuado y atención.

Escoge una jaula

En el mercado hay gran variedad de jaulas para aves; las hay en distintas dimensiones, modelos, diseños, colores y materiales y, claro, precios. El comprar la jaula más grande y costosa no significa que esta sea la más adecuada.

Entre tantos modelos debes considerar el tamaño de tu ave; si es un ave pequeña como un periquito, entonces una jaula de tal vez 40 x 60 x 50 podría ser suficiente; si tienes más de un ave, pues las dimensiones deben multiplicarse.

Si tienes un ave más grande, como alguna guacamaya, por ejemplo, entonces busca una jaula de 60 x 100 x 80, por lo menos, pues a éstas les encanta caminar y volar y necesitan más espacio que un periquito, un canario o un agapornis.

Si te decides por patos y gallinas, entonces requieres de un lugar más grande, mucho más grande; como un gallinero, por ejemplo.

Las jaulas ideales deberían ser de forma rectangular o cuadrada, aunque esas tiernas jaulas en forma de casita de pájaro o nido parezcan más bonitas y atractivas. Algunos expertos aseguran que cuando la jaula es redonda o de otras formas, que no sea rectangular, las aves desarrollan un tipo de estrés.

 

¿Cómo criar aves exóticas?

 

Escoge una jaula de acero inoxidable, pues son más duraderas y este material es anticorrosivo y resistente a plagas, ácaros y otros invasores que pudieran aparecer. Las jaulas de plástico o madera son más difíciles de lavar y limpiar y acumulan más bacterias.

Si la jaula es de color blanco o negro, mucho mejor, pues algunas aves pueden tener problemas con los colores más vivos, al mirar a través de ella. Asegúrate de que los barrotes tengan entre 1 y 2 cm de separación como máximo, también de que tenga una buena cerradura, pues algunos ejemplares son maestros abriendo las puertas de las jaulas para escaparse.

Comederos y bebederos colgantes

Además de la jaula adecuada, debes comprar comederos y bebederos colgantes, pues son más fáciles de manipular, limpiar y de reemplazarles el agua y el alimento. Con ello facilitas el proceso diario de tener que emplear mucho tiempo sólo para cambiar el agua fresca o colocar más comida.

Agrega algunos ramas, posaderos y nidos

Es importante que acondiciones la jaula para que el ave se sienta en un medio lo más natural posible; hay algunos posaderos en el mercado, tanto de plástico como de madera u otro material; te recomendamos escoger el que luzca más natural y cómo posible, preferiblemente no el de plástico.

Al colocar posaderos y ramas, las aves se aburren menos al tener donde trepar, posarse o jugar. En cuanto a los nidos, es bueno suministrar algún nido que compres, aunque algunas aves suelen construirlo dentro del jaula si les dejas algo de material útil en ella, como ramitas, pajitas y palitos, hojas, fibras vegetales, algodón, etc. El material que les dejes para armar el nido debe ser suave, blando y que les brinde calidez.

¿Cómo criar aves exóticas?

 

Jaula extra y separador

¿Cómo es esto? ¿Acaso una jaula no es suficiente? No, pues si hemos hablado de ser criadores responsables de aves, entonces no hay que pasar por alto la reproducción de las aves.

Lo que siempre se recomienda es comprar la pareja, macho y hembra, pues así se garantiza que estamos contribuyendo  a la correcta reproducción de la especie. Una jaula puede ser adecuada para una pareja, pero no para una pareja con crías.

Debes compra una jaula para que allí vivan las crías de tus aves y un separador para dividir la jaula antes de que se de el apareamiento, pues algunas aves como el canario, tienen como ritual estar en la misma jaula junto a su hembra separados por una barrera que se quita cuando ya la hembra acepta aparearse con él.

Ubicación de la jaula

Dónde ubicar la jaula es otro punto muy importante; ésta debe ubicarse en un lugar seco, donde la humedad no afecte a las mascotas, un lugar con suficiente luminosidad, pero donde los rayos del sol no incidan de manera despiadada, aunque es importante que las aves reciban algo de luz solar diaria; hay que evitar que la jaula quede a la intemperie y que el frío, la lluvia y las corrientes de aires caigan directas sobre ella.

Algunas aves no pueden estar en lugares muy ruidosos, así que considera esto. Si tienes un ave cantora o muy parlanchina como las cotorras y loros, no te servirá que esté muy cerca de tu habitación o la de tus hijos, pues te perturbará el sueño todos los días.

Lo ideal es tener la jaula en un patio techado o en un jardín semi-abierto. Cuida a tu ave de los depredadores, tales como gatos y perros.

Alimentación

Otro punto que no debe tomarse a la ligera es la alimentación de las aves; debes conocer qué tipo de dieta es la ideal y para eso puedes buscar ayuda de tu veterinario de confianza y de algún experto en aves. Cada ave es distinta y tiene estómago distinto, algunas los tienen más pequeños o más grandes por lo que no se pueden alimentar todas por igual porque esto les causará malestar y enfermedades.

Lo más normal es que las aves coman semillas y frutas frescas, algunos vegetales y verduras y agua fresca.

Semillas de avena, mijo, alpiste y girasol suelen ser las más comunes, y frutas como manzana, banana, pera, sandía, son parte de una buena dieta para las aves; también es común darles lechuga, bien lavada y picada, verduras como zanahorias y hasta algo de pasta y arroz cocido.

 

Imagen relacionada

 

En cuanto a las proteínas, muchas veces se incorporan algunos insectos pequeños u hormigas.

En el mercado podrás encontrar múltiples alimentos para aves; los hay muy variados y en distintas presentaciones, por lo que estos pueden ser una excelente opción para ayudarles a que se desarrollen sanos y fuertes. Marcas como Versele Laga son pioneras en alimentos para aves, así que no dudes en consultar en nuestro sitio web toda la gama de productos Versele Laga.

Para que tengas una idea, Versele Laga vende pienso para palomas y otras aves, mezcla se semillas, snacks para aves, pasteles y golosinas, frutas secas, suplementos alimenticios y hasta algunos artículos de limpieza para mantener a las aves limpias y evitar que sean presa fácil de bacterias y hongos.

 

Limpieza

La limpieza es ideal para que las aves puedan mantenerse sanas y gozar de longevidad; hay que recordar que hay muchas enfermedades asociadas a las aves debido a su plumaje y forma de vida; enfermedades mortales para ellas y que se pueden transmitir a los humanos si no se cuenta con la limpieza y los cuidados necesarios.

Se recomienda limpiar y lavar la jaula por lo menos dos veces por semanas, asegurándote de que no queden restos de comida o restos fecales, pues estos llaman ácaros, bacterias, hongos, parásito, garrapatas, pulgas y piojos que atacan a las aves , causándoles la muerte en la mayoría de los casos.

Para ayudar a mantener todo lo más limpio posible, puedes colocar algún papel reciclaje o periódico usado en el piso o base de la jaula, pues así lo desechas cada vez que limpies la jaula; no olvides lavar muy bien los barrotes, pues estos suelen olvidarse creyendo que en ellos no se acumulan las bacterias (aunque no se vea a simple vista).

 

Imagen relacionada

 

Algunas enfermedades más comunes en las aves

  • Acariosis respiratoria, producida por los ácaros que aparecen en la jaula.
  • Parásitosis, producto de parásitos internos y/o externos.
  • Psitacosis, producto de una bacteria llamada Chlamydia psittaci  que aparece por los restos fecales que no se limpian.
  • Diarrea, mala limpieza o lavado de los alimentos.
  • Mal de chagas, producido por un insecto que aparece en los nidos.
  • Histoplasmosis, cuando el ave inhala hongos presentes en la jaula.
  • Criptococosis, una enfermedad que las aves ganan al inhalar restos fecales.
  • Muda anómala del plumaje, el cual puede deberse a estrés, mala alimentación o alguna otra enfermedad más grave.
  • Garrapatas y pulgas

Bienestar general del ave

No sólo la alimentación y algunos síntomas físicos son de sumo cuidado, sino también el estado anímico del ave; es normal que las aves sean inquietas, caminen y vuelen dentro de la jaula, esto es una señal de que se sienten cómodas y seguras. Muchas veces éstas pueden estar retraídas, débiles, apagadas y aisladas como señal de que algo no anda bien.

Tienes que monitorear a diario cómo es el comportamiento del ave, para descartar enfermedades, estrés o depresión. Las aves cantoras, por ejemplo, como el ruiseñor, suelen cantar casi todo el día durante los meses de reproducción, y si no lo hace es una pista de que algo malo le sucede.

Otras aves, como loros y guacamayos, suelen ser parlanchines e imitan muchos sonidos, así que un comportamiento casi mudo y poco ruidoso de ellos no se considera normal.

Si el ave no está comiendo lo suficiente, o si regurgita con mucha frecuencia, entonces debes llamar a tu veterinario de confianza.

¿Cómo criar aves exóticas?

 

Ganar la confianza del ave

Además de cuidar del ave, también puedes adiestrarla; algunas son más dadas que otras, pero, por lo general, la mayoría de las aves que se tienen como mascotas, pueden adiestrarse en pocas semanas.

Si tu plan es adiestrar un ave exótica, entonces empieza por ganar su confianza; para ello debes ser paciente e ir poco a poco. Empieza por llamarle dentro de la jaula para que aprenda a reconocer tu voz, luego extiende la mano o un dedo para tratar de que se pose en ti.

Una señal de que el ave te reconoce y te tiene confianza es cuando ésta se monta en tu mano, brazo o dedo. Después de esto podrás enseñarle a volar fuera del jaula, en alguna habitación cerrada para que no se escape. Déjala volar en la habitación un rato y luego llévala hacia la jaula para que aprenda a regresar.

Repite esto durante varios días seguidos hasta que ella sola aprenda a reconocer su jaula y quiera regresar por sí sola. Puedes estimular su regreso colocando algún snack o premio para que se motive.

Cuando ya el ave está adaptada al hábitat que le has proveído, y sabe regresar a su jaula, entonces puedes dejarle salir en el patio o jardín, para que la enseñes a vivir  en semi libertad. Esto es algo riesgoso, pero puede funcionar en algunas aves.

Por último, si cumples todos estos consejos podrás disfrutar de tu ave por muchos años. Algunas aves como los loros pueden vivir hasta unos 40 años o más.