Resultado de imagen para cotorras

 

Las cotorras son aves exóticas de la misma familia de los loros; se dice que es el ave más escandalosa del mundo, y quizás sí lo sea, pues no en vano aquel dicho ‘habla más que una cotorra‘ o ‘se la pasan cotorreando‘, para hacer referencia a la gente ruidosa y que no para de hablar.

¿Será esto cierto? ¿Es la cotorra un ave escandalosa? Para conocer las respuestas a estas interrogantes, te invitamos a descubrir toda la información que hemos preparado para ti en este interesante artículo, donde nos adentraremos al mundo de estas aves psittacidae originarias de Sudamérica.

 

¿Qué es una cotorra?

La cotorra, llamada también cotorra común, cotorra argentina o cotorra monje, y cuyo nombre científico es Myiopsitta monachus, es un ave de la misma familia de los loros, la familia psittacidae, originaria de Argentina y que se encuentra distribuida por gran parte de América del Sur, principalmente, en países como Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil, etc.

Esta ave ha estado emigrando hacia España, y es considerada como un ave invasora en este país.

Las cotorras son confundidas con los loros y pericos, pero existen algunas diferencias muy notables entre unos y otros, por lo que vamos a conocer cómo son morfológicamente.

 

 

¿Cómo es una cotorra?

Las cotorras son aves de tamaño pequeño a medio; generalmente, poseen un plumaje de color verde, muy intenso y brillante, parecido al de los loros, con algunos tonos azulados en sus alas, así como tonos grises claros en el vientre, frente y pecho. Tienen una cola puntiaguda, también de color verde y un pico algo curvado, de color ocre.

Las cotorras tienen patas, grises,  muy resistentes que se adaptan a múltiples superficies, para que puedan trepar de manera eficiente. Existen algunas cotorras de color verde combinado con tonos turquesa.

Miden unos 30 cm y pueden pesar entre 500 y 900 gramos.  Su cuerpo es un poco rechoncho o achaparrado.

En cuanto al dimorfismo sexual, no existe diferencia clara entre el macho y la hembra, por lo que se necesitan pruebas de laboratorio para lograr saber si una cotorra es hembra o macho; algunos cuidadores de aves afirman que el macho es de mayor tamaño que la hembra, pero esto no es factible para todas las especies de cotorras, pues se han encontrado especies cuyo caso es contrario.

Fotos e imágenes de cotorras

cotorra
« 1 de 5 »

¿Cuáles son los tipos de cotorras que hay?

  • Cotorra argentina, la cotorra común endémica de Argentina.
  • Amazona barbadensis o cotorra margariteña, una especie de cotorra que está bajo amenaza y que se encuentra en los estados costeros de Venezuela, sobre todo en la Isla de Margarita. También se han registrado algunas poblaciones de ella en la isla de Bonaire. También se le llama cotorra cabeciamarilla.
  • Cotorra rosella, para algunos no es una cotorra sino un perico, por lo que también la llaman perico multicolor.
  • Cotorra de Chapman, o aratinga alticola, es común en países como Bolivia y Perú.
  • Myiopsitta monachus cotorra o cotorra verdigris, encontrada en Paraguay, Bolivia, sur de Brasil y noroeste de Argentina.

  • Myiopsitta luchsi o cotorra boliviana, es una cotorra endémica de Bolivia.

  • Myiopsitta monachus calita o cotorra catita, ubicada al oeste de Argentina.
  • Cotorra de Kramer o pssitacula krameri, es una cotorra de origen africano y del sur asiático. Dentro de esta clasificación se encuentras otras 4 subespecies.
  • Amazona leucocephala o cotorra cubana, una especie que se ha clasificado como cotorra; es originaria de Cuba, pero muchos la consideran más un perico que una cotorra.

 

 

¿Cuánto vive una cotorra?

Las cotorras pueden vivir hasta unos 30 años cuando cuentan con un hábitat y alimento adecuados. Aunque su promedio de vida se considera en 20 años.

¿Cómo suele ser el comportamiento de una cotorra?

Las cotorras son aves muy escandalosas, pueden aprender algunas frases y emiten e imitan sonidos. Aunque son de la misma familia de los loros, no son tan hábiles para hablar como éstos, pero sí son capaces de aprender algunas palabras a medida de que se les enseña o se les adiestra.

Son aves escandalosas, pero no tienen un comportamiento violento o agresivo; son amistosas, buenas para convivir de forma doméstica y llegan a apegarse tanto a los seres humanos que pasan a ser parte de la familia que las cuida. Son aves, que en libertad les gusta permanecer en bandadas y comunidades grandes de cotorras. Hasta pueden construir nidos comunales.

Son aves fáciles de cuidar y alimentar, que pueden adaptarse a distintos climas y hábitats, a pesar de que son típicas de zonas tropicales. Son flexibles en cuanto al lugar donde viven, pero suelen verse en los árboles, pasando el rato o anidando. No son aves celosas con sus nidos, sino que pueden compartirlos con otras parejas. Las cotorras, a diferencia de los loros, fabrican sus propios nidos con ramas y plantas entretejidas.

Vuelan con mucha velocidad y destreza, y emiten sonidos al hacerlo; no dejan de ser escandalosas ni cuando vuelan. Emiten chillidos, graznidos y algunos sonidos vocálicos.

Resultado de imagen para cotorras

 

¿Qué come la cotorra?

Las cotorras tienen una dieta granívora. Consumen semillas tales como sorgo, maíz, cardo y arroz, y algunos frutos, flores, insectos y larvas. Existen algunas especies de cotorras que pueden comer carne de otros alimentos muertos si no encuentran semillas. La zanahoria o el brócoli pueden ser buenos alimentos para ellas, sobre todo cuando se crían en cautiverio.

Existen alimentos especiales para ellas en el mercado, en los alimentos para loros, por lo que podrás contar con opciones muy variadas para alimentarlas.

Cuando se crían como mascotas, es común darles de comer frutos rojos, melón, lechuga, kiwi, etc., y muchos otros alimentos que sean blandos. La lechuga, en exceso, puede ocasionarle diarrea, por lo que no es bueno darle lechuga a diario.

 

 

¿Puedo tener una cotorra como mascota?

Las cotorras son unas de las mascotas más comunes en los hogares, por lo que es fácil poder tener una siempre que nos comprometamos a brindarle todo lo necesario para que se desarrolle de manera adecuada. También, debes asegurarte de comprar una cotorra sólo en establecimientos autorizados, pues en América del Sur muchas de ellas son cazadas de manera fortuita para el contrabando de aves exóticas.

Por ejemplo, en la Isla de Margarita, en Venezuela, hay muchas poblaciones de la llamada cotorra margariteña, la cual es una especie en peligro de extinción debido a que sus pichones son cazados para venderlos por grandes cantidades de dinero en otros continentes donde esta ave no es tan popular. Pues resulta atractiva para la gente debido a esta misma condición.

La destrucción de sus hábitats ha causado un descenso en la población de la cotorra margariteña, pero esta problemática no es sólo de Venezuela sino también de las demás especies de cotorras.

Ten una cotorra como mascota, pero adquiérela de manera responsable.

 

¿Cuáles son los depredadores de la cotorra?

Las cotorras son acechadas por algunas aves de garras afiladas y grandes picos (aves rapaces), por los gorriones, comadrejas, urracas y el mirlo, un ave de la familia turdidae. AL igual que la mayoría de las aves, cuando están en cautiverio corren el peligro de ser comidas por los gatos.

 

Imagen relacionada

 

¿Qué cuidados necesita una cotorra como mascota?

Lo primero que hay que considerar es el espacio donde se va a tener la cotorra, pues la jaula no puede quedarse en sitios donde le lleguen grandes corrientes de aire, ni donde el frío y el calor sean extremos. Es recomendable ubicar la jaula en algún patio o habitación cerrada, espaciosa y con buena ventilación, pero sin que los agentes climáticos afecten directamente al ave.

La jaula que escojas debe ser seleccionada considerando el tamaño; una jaula de 60 x 60 x 45 podría ser adecuada para ella, pues son aves de tamaño medio que no necesitan jaulas tan grandes. Los barrotes o separaciones de la jaula deben ser pequeños, no más grandes de 2 cm, para que el ave no pueda sacar su cabeza.

Algunos expertos en aves han afirmado que las jaulas rectangulares o cuadradas son las más adecuadas para las aves, por lo que no es recomendable optar por una jaula en forma da casita para pájaros o circular, porque parece que esto es estresante para las aves.

Elige una jaula de acero inoxidable, con bebedero y comedero colgantes, que sea fácil de limpiar, donde puedas colocar algunas perchas o juguetes para que simulen su hábitat natural, o por lo menos para que las cotorras puedan entretenerse un poco, y asegúrate de que tenga una buena cerradura, pues las cotorras son hábiles corriendo las cerraduras de las jaulas, y puede que un día regreses y ya se haya escapado. Esto será necesario mientras se adapta a vivir contigo.

Las cotorras, a diferencia de otras aves, pueden estar en sitios ruidosos de la casa sin que esto les genere molestia, estrés o las alborote; bueno, ya de por sí ellas son alborotadas y escandalosas. Esta característica es muy ventajosa para hogares de familias numerosas o para cuando realices fiestas y reuniones.

Imagen relacionada

 

Pasa tiempo a diario con ella; unos 20 minutos diarios podrían ser suficientes para ganar su confianza y enseñarles frases y sonidos. Cuando el ave se sienta familiarizada contigo notarás que seguirá tus instrucciones y reconocerá tu voz.

Acércate poco a poco a la jaula hasta que ya ella se pose sobre tu dedo, mano o brazo; esto puede llevarte unos cuantos días, pero notarás que el vínculo entre la cotorra y tú se irá creando a medida de que tienes paciencia y le muestras respeto y cariño. Puedes iniciar dirigiéndote a ella por su nombre.

Una estrategia de acercamiento entre la cotorra y tú, es brindarle algún snack o merienda que a ella le guste.

Pasado algún tiempo, podrás empezar a dejarle salir del jaula; al principio, debes hacerlo en una habitación cerrada, para que no se escape. Luego, cuando la cotorra ya aprenda a regresar sola a su jaula, entonces ya puedes llevarla a algún patio o jardín para que se estire y vuele un rato. Si la mascota regresa sola a la jaula, es porque ya se ha adaptado y es capaz de vivir en alguna percha o rama de tu casa sin miedo a que se escape.

Cuando ya la cotorra aprende a convivir en semi-libertad debes tener agua fresca y limpia y alimento para ella todos los días, cerca del lugar donde ha establecido su hábitat.

¿Qué enfermedades tiene una cotorra?

  • Caída y arranque de plumas: la mala alimentación, presencia de parásitos y ácaros originan caída anormal de las plumas o hacen que sea la misma cotorra la que sienta la necesidad de arrancarlas debido a la molestia que presenta. Cheque su alimentación y revisa la jaula para descartar que existan ácaros u otros animalitos dentro de ella. Lo normal es que una cotorra mude el plumaje una sola vez por año.
  • Obesidad: sí, las aves también engordan de manera inusual, y esto es producto de una alimentación no balanceada. La gordura nunca es sinónimo de buena alimentación, ni siquiera en las cotorras. Es necesario, no sólo que cuides los alimentos que ingieren, sino que las cotorras tengan un tiempo de estiramiento diario para evitar ganar peso sobrepeso.
  • Resfriados: ocasionan infecciones respiratorias, y si no se atiende a tiempo puede originar otras enfermedades más graves en las cotorras. Algunos antibióticos son útiles cuando las aves están refriadas y esto puede ser producto de grandes corrientes de aire.
  • Colibacilosis: su síntoma más común en una barriga pegajosa y húmeda. Esta enfermedad se conoce también como ‘enfermedad del sudor’. La colibacilosis puede transmitirse de un ave a otra y es una enfermedad que se considera mortal para las aves.
  • Enfermedades por hongos, bacterias, lombrices, moho, piojos, garrapatas y ácaros: son comunes debido a que la mala limpieza de la jaula se convierte en una oportunidad para que estos invasores ataquen a las aves. Se requiere una limpieza profunda de la jaula y sus barrotes por lo menos dos veces por semana, asegurándote de que no queden restos de comida o restos fecales del ave. Las semillas húmedas pueden contener moho, lo que origina aspergilosis en las aves, una enfermedad que causa pus y dificultad para respirar en ellas.