Cotorra Forpus

Muchas personas, amantes de los animales, quisieran tener mascotas, sin embargo, los pisos de pequeñas dimensiones, dificultan el hecho de poder compartir los limitados espacios con nuestros amigos caninos o felinos.

Por esta razón, cada día se suma más gente, a lo que antes se conocía como el selecto grupo que prefiere  las aves, pues son compañeras ideales y no ocupan mucho espacio.

En el caso de la cotorra Forpus, conocida también como cotorrita celestial o perico esmeralda, nos encontramos frente a una pequeña ave, muy dócil  y fácilmente domesticable.

Como ya te hemos dicho, una de las ventajas de poseer  Forpus en casa, es que no  necesitan mucho espacio para vivir y desarrollarse en cautiverio, por ello sus jaulas o aviarios pueden ser colocados en pequeños rincones destinados para ello.

Por otra parte, sólo requieren de atención en la higiene de su hábitat, una alimentación balanceada y suficiente agua para vivir cómodamente.

Tamaño y características

Llama la atención que un ave tan apreciada, tenga una medida estándar en su etapa adulta, de unos 12 centímetros aproximadamente.

Su cabeza es redondeada y su cuerpo de apariencia robusta, a pesar de su pequeño tamaño. En cuanto al plumaje, este se caracteriza por un color verde esmeralda inconfundible, mientras que el color alrededor de los ojos es  azul, así como el inicio de las alas y algunas plumas remeras secundarias.

Aunque el verde brillante, es el color más común del Forpus, también puede encontrarse en en otros colores, siendo un rasgo diferencial el hecho de que el macho tiene más visos azules en la espalda  y algunos sectores de la cabeza, como la parte trasera de los ojos.

En cuanto al pico, este no reviste mayor peligro para el cuidador, pues este es pequeño y redondeado y  rosáceo, así como sus patas blanquecinas y cola no muy larga.

La expectativa de vida de esta ave es larga, pues se conoce de algunas que han llegado a vivir hasta  30 años.

Cuando son criados en cautiverio, con los cuidados adecuados,  se reproducen sin mayor dificultad y la hembra a partir de cumplir el año de edad, puede llegar a tener hasta seis huevos en cada camada.

Para tal fin, se hace necesario acondicionar su jaula y proveerle suficientes ramas y hojas para la comodidad de los pequeños psitácidos y darle suficiente espacio a la hembra, que se vuelve muy territorial y puede llegar a atacar a su pareja, si se ve acorralada.

Una vez puestos los huevos, la hembra los incubará durante dieciocho días y al finalizar este período, comenzarán a eclosionar, con uno o dos días de diferencia.

A partir del día de su nacimiento, las crías serán alimentadas y cuidadas exclusivamente por su madre, hasta cumplir seis semanas, momento a partir del cual, podrán ser separadas en distintas jaulas o secciones de la misma, según sean tus necesidades o preferencias.

En donde vive

Es un ave propia de Panamá, Venezuela y Colombia, aunque se puede observar gran presencia de ella en grandes bandadas,  en otros países de Centroamérica y América del Sur, siendo su hábitat natural, las selvas abiertas, campos poco poblados y los sembradíos.

Las comunidades de esta ave, están constituidas por grupos de docenas de individuos, que se mueven con gran facilidad en el clima tropical, que  es su preferido, así como  las zonas calurosas ubicadas hasta  una altitud de 1200 a 2600 metros.

¿Destaca en algo por su comportamiento?

Tiene un comportamiento bastante travieso y temperamento alegre, en algunos casos rebelde y destructor, si no se le presta la debida atención, en especial cuando se tiene más de un par de individuos en el mismo espacio.

Ahora bien, cuando se siente cómodo, con suficiente alimento y agua, se torna en un ave apacible y sosegada, aunque canta con gran facilidad, pero en un tono bastante bajo, casi inaudible.

Esta excelente mascota,  que puede acompañarnos en casa durante largos períodos, aun en solitario, sin embargo, su estado ideal es en pareja, pues la compañía de uno de sus pares, lo torna más alegre.

Subespecies

  • Forpus coelestis
  • Forpus conspicillatus
  • Forpus cyanopygius
  • Forpus modestus
  • Forpus passerinus
  • Forpus xanthops
  • Forpus xanthopterygius

 

¿De qué se alimenta esta especie? 

En su vida silvestre, la Cotorra Forpus se alimenta de semillas y frutas que recolectan en los campos.

Ahora bien, la alimentación en cautiverio, puede depender completamente de la mixtura de semillas exclusiva para aves, que puedes conseguir en las tiendas de mascotas, a la cual, el fabricante, agrega vitaminas y minerales, dirigidos a mantenerlos saludables y con los colores del plumaje más brillantes.

También se les puede ofrecer frutas frescas con su semillas, como la sandía o el melón; frutos secos, panizo y trozos de verduras.

Mantener el agua fresca y limpia en su jaula es fundamental para su buen desarrollo corporal y estado de ánimo.

Como puedes ver,  su pequeño tamaño, el sencillo cuidado que requiere  y la  docilidad que la caracterizan, han convertido a la Cotorra Forpus en una mascota muy popular y querida por los pequeños de la casa, pues aportan al hogar, un mayor ambiente de alegría y belleza.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *