Gallina doméstica

Gallina doméstica

Las gallinas domésticas, cuyo nombre científico es “Gallus gallus domesticus” es un ave no voladora, que vive en su totalidad en cría bajo cautividad. Es una subespecie perteneciente a la especie “Gallus gallus” y por lo tanto no se le reconocen subespecies.

Gallina doméstica

La cría de gallinas es una actividad muy común a nivel mundial, y que muchas personas pueden considerar agradable y gratificante. Sin embargo, también es posible tener a una gallina como una mascota, y uno de los animales más idóneos para esto es la gallina doméstica. La gallina es, muy posiblemente, el animal doméstico más común alrededor del mundo, por supuesto después del perro y el gato, debido a que existen muchas las personas que las crían para su propio consumo de huevos y de su carne misma.

Son muy valoradas como mascotas, y es sumamente difícil, para muchas personas, encontrar un mejor animal de compañía que una gallina. Son aves bastante nobles y poco agresivos. Sin embargo, el mayor problema que existe al tenerlas como mascotas es que es necesario tenerlas vigiladas, para asi evitar que sean atacadas por depredadores.

Se tiene la creencia de que, desde su aparición, las gallinas pueden haber sido aves de caza, y que el hombre fue domesticando progresivamente; dado que se presume que el hombre en el período neolítico criaba estas aves para consumir sus huevos, sin hacerles daño.

Tamaño y características de la gallina doméstica

La gallina doméstica es un ave que puede pesar hasta 2 kg y mide aproximadamente 40 cm de altura. Comparadas con el macho de la especie, el gallo, las gallinas se diferencian de el no solo por su tamaño, siendo más pequeñas que él, sino que también presentan una tonalidad en su plumaje menos vistosa que el gallo. Su plumaje, por lo general de color marrón claro o de un blanco limpio, sin manchas, sin embargo, es posible encontrar ejemplares que mezclen ambos colores.

¿Dónde vive la gallina doméstica?

El lugar ideal para estas gallinas es el gallinero común, el cual debe estar adaptado a la cantidad de gallinas que desee tenerse, ya que la sensación de hacinamiento les provoca estrés. Además, debe ser impermeable, contar con una buena ventilación y una puerta para sacar e introducir de nuevo a las gallinas en el gallinero, y debe estar en un lugar en donde reciban luz solar, debido a que estas aves requieren de un mínimo de 14 horas de luz solar al día.

Comportamiento de las gallinas domésticas

Las gallinas domésticas son gregarias, y son asustadizas, por esto, es muy posible que intenten escapar si se acerca un humano, no obstante, son capaces de desarrollar cariño hacia su dueño. No suelen ser de un carácter violento, sin embargo, si se las molesta, pueden atacar al agresor.

Luego de que la gallina pone el huevo, lo incuba por un período de entre 8 y 10 días, que es el tiempo requerido para desarrollar el embrión y hasta que nace, tres semanas después, continúa con la incubación, girándolo y cambiándolo de posición durante tres semanas. Existe la posibilidad de que una gallina no sea capaz de tener huevos, sin embargo, esto no significa que sea una gallina inútil, ya que puede ser una gallina clueca, que son aquellas que, aunque no ponen huevos, los incuba y los protege.

Gallina doméstica

Las gallinas suelen ser aves muy sensibles e inteligentes, y se las ha visto, en muchas ocasiones, ser animales muy sociables. Les gusta pasar el día acicalándose y limpiando sus plumas, así como saliendo al sol o dándose baños de arena durante el día. Estas aves, al vivir en libertad, establecen un sistema social jerárquico realmente complejo, en el cual cada uno de sus miembros conoce su puesto en la pirámide social en que conviven, y viven bajo sus reglas preestablecidas.

¿De qué se alimenta esta especie?

Las gallinas son animales omnívoros e insectívoros, que son incapaces de distinguir el sabor dulce y han demostrado, por lo general, que no les atrae el sabor salado, a pesar de que se han observado algunos casos de ejemplares a los que sí. Por esto, su la alimentación debe estar compuesto por una mezcla de estos alimentos, que pueden ser los alimentos premezclados existentes en el mercado, y otro tipo de alimentos como semillas, trigo, verdura fresca y arroz, según los requerimientos nutricionales de la gallina por su edad, y estar colocados en un comedero que sea de fácil acceso para ellas, así como es necesario contar con bebederos a su alcance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *