Guacamayo Jacinto

Guacamayo Jacinto

El guacamayo Jacinto, cuyo nombre científico es “Anodorhynchus hyacinthinus” es un ave “Psitaciforme”, perteneciente a la familia de los “Psittacidae”, o en términos más coloquiales, a la familia de los loros. También se le conoce como Jacinto o guacamaya azul, y en Brasil, su región de origen, es conocida como Arara azul.

Guacamayo Jacinto

Esta ave se encuentra en peligro de extinción, debido a la destrucción de su hábitat y a la caza furtiva para su comercialización. Se sabe que, en comparación con el resto de especies de guacamayas, es la más grande del mundo, llegando a alcanzar, en algunos casos, desde la punta de la cola hasta la cabeza, unos 100 cm.

Tamaño y características del guacamayo Jacinto

El tamaño promedio de estas aves es de 70 cm, sin embargo, puede llegar a medir hasta 100 cm, tiene una envergadura alar de 120 a 140 cm y puede pesar entre 1,5 a 1,7 kg. El pico de esta ave es el más fuerte de todas las especies de aves, y está adaptado para que el guacamayo pueda alimentarse de nueces y semillas duras.

El plumaje del guacamayo Jacinto es totalmente azul. El pico de esta ave es curvo, grande y de color negro. No tiene plumas alrededor de sus ojos, su piel en esta área es de color amarillo, así como en la base inferior de su pico. No existen diferencias entre los machos y las hembras, son totalmente idénticos. Los jóvenes son similares a los adultos, a excepción de que el tono amarillo que se ve en sus ojos y en su pico es menos vivo y sus colas son más cortas.

¿En dónde vive el guacamayo Jacinto?

Podemos encontrar al guacamayo Jacinto en tres regiones clave de América del Sur, en Brasil, Paraguay y Bolivia. Habitan en el pantanal de la región brasileña, en el lado oriental de Bolivia, al noreste de Paraguay; en el interior de Brasil; y en las zonas tropicales como la isla Marajó al este de la cuenca amazónica de Brasil.

Demuestran preferencia hacia las palmas de pantanos, bosques y otros hábitats abiertos que tengan muchos árboles, y suelen evitar bosques húmedos con gran densidad y hábitats parecidos a estos. El hábitat del guacamayo Jacinto es muy variable, en épocas de reproducción suelen cambiarlo para prevenir los cambios climáticos, y mantenerse en zonas húmedas y templadas.

No obstante, en ciertos ambientes en dónde se establecen se cometen daños irreversibles, y esto provoca que estas aves tomen otros vuelos y no regresen, ya que cuando los cambios climáticos regresan a su estado normal, estas aves vuelven a sus hábitats, sin embargo, al ser alterados por los humanos se desaparecen y no vuelven, ya que no resultan cómodos o de confianza para ellas.

Comportamiento del guacamayo Jacinto

El guacamayo Jacinto anida entre julio y diciembre, construyen sus nidos en huecos de árboles o acantilados, dependiendo de su hábitat.

Por lo general, los huecos de los árboles tienen el tamaño adecuado para la nidada, ya que estas aves buscan que el árbol donde se asientan tenga 60 años o más, debido a que se forma un agujero en el que pueden poner de 1 a 2 huevos.

Guacamayo Jacinto

La incubación de estos huevos dura aproximadamente un mes, y es tarea de la hembra incubarlos, mientras el macho cuida del nido. De esta nidada, en la mayoría de los casos, solo uno sobrevive, pues siempre el segundo huevo se rompe varios días después que el primero y el más joven no puede competir con su hermano mayor por los alimentos. Los polluelos abandonan el nido luego de cumplir los 110 días de edad, sin embargo, siguen siendo cuidados por sus padres hasta que tienen 6 meses de edad.

El guacamayo Jacinto puede ser visto en bandadas, es extremadamente usual que pasen algún tiempo junto a otros de su especie para socializar, y luego tienden a permanecer solos por un tiempo. Pueden llegar ser muy agresivos y territoriales, tanto en sus hábitats salvajes como cuando están en cautiverio.

¿De qué se alimenta el guacamayo Jacinto?

El guacamayo azul se alimenta de frutos maduros, tales como el mango, nueces, semillas, bayas, flores, brotes y hojas. Por la mañana y la tarde, todos los días, alzan el vuelo para ir en busca de arcilla, muy rica en minerales, y la consume para neutralizar las toxinas que contienen los frutos sin madurar de los que a menudo se alimenta. Gracias a su pico fuerte, es sumamente fácil para ella romper cocos y nueces de macadamia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *