Resultado de imagen para lechuzas

 

Las lechuzas podrían llegar a ser aves muy intrigantes para muchos, mientras que para otros son totalmente desconocidas o confundidas con el popular búho; sin embargo, esta ave nocturna puede llegar a ser muy interesante, pues presenta colores, característica y formas de vida que la han hecho que SEO Bird Life la nombrara el ave del año en España para este 2018.

En este artículo queremos enseñarte loas aspectos más importantes y relevante sobre la lechuza, un ave que consta de unas 16 especies cuyos géneros podrían llegar a ser muy distintos unos de otros.

Cómo es una lechuza, Dónde vive, qué come y cómo es su reproducción, son sólo algunas de las preguntas que vamos a responder en este post.

 

¿Qué es una lechuza?

La lechuza es una ave rapaz, del orden estrigiforme, cuyo modo de vida está perfectamente adaptado para la vida nocturna. La lechuza común, llamada científicamente Tyto alba, perteneciente a la familia Tytonidae es el ejemplar más conocido dentro de esta familia.

Hay que recordar que el orden estrigiforme se conforma por dos familias: la tytonidae y la estrigiforme; de esta última son los búhos.

La diferencia principal entre un búho y una lechuza radica en que esta última no posee los mechones de plumas, en forma de orejas, que sí poseen los búhos sobre su cabeza.

Existen algunos miembros de otros géneros de los estrigiformes que se han clasificado como lechuzas, como por ejemplo el género asio y el género strix.

 

Imagen relacionada

 

¿Cómo es una lechuza?

La lechuza puede llegar a ser un ave muy variada en cuanto a sus características básicas, como lo son el plumaje, la cara y el tamaño.

Generalmente, su cara tiene forma de corazón, aunque algunos géneros presentan forma de disco; como ya dijimos, la principal característica externa que se observa de ella, para no confundirla con un búho, es que no tiene esos mechones de plumas en la cabeza que se asemejan a orejas. 

El tamaño de una lechuza es variable; las hay unas más pequeñas que otras, pero se puede afirmar que su tamaño medio está entre el tamaño de un águila y un gorrión.

El plumaje de una lechuza es suave y denso, aunque uniforme, pero éste se hace más fuerte en su cara. Posee un plumaje aerodinámico, que evita que emita sonidos al volar, lo cual es de mucha ayuda para la lechuza por ser un ave rapaz que caza de noche.

Sus ojos son de gran tamaño, un poco alargados, y han sido diseñados especialmente para ayudarles a detectar los colores durante la noche, por lo que su visión nocturna es de envidiar y es muy eficiente bajo condiciones donde no hay luz. La lechuza puede girar su cabeza con mucha destreza, para mirar a sus lados, dando la impresión de que la gira a un ángulo de 360 grados.

Pero es una estrategia para poder tener una panorámica idónea de lo que tiene a los lados; en realidad gira la cabeza menos que el búho, a 180°. Sin embargo, hay que resaltar que esta ave es capaz de ver los colores  hasta dos veces con mayor sensibilidad que un humano.

Sus alas son largas, para que ésta vuele de manera lenta y pausada; posee una lengua carnosa y patas muy resistentes.

Los ojos de las lechuzas suelen ser oscuros y en cuanto a su sentido del oído, este es muy desarrollado; gracias al disco facial puede distribuir los sonidos que escucha hacia las dos orejas para conocer desde dónde provienen y a qué distancia; es algo así como una antena que capta señales de manera eficaz (ecolocalización).

La lechuza es un ave que puede llegar a tener más de una docena de sonidos distintos, aunque su canto podría considerar estridente.

Fotos e imagenes de la Lechuza

Lechuza en campo
« 1 de 5 »

Tipos de Lechuzas

¿Cómo suele ser el comportamiento de una lechuza?

El comportamiento de una lechuza es muy parecido al del búho; es una ave sedentaria, aunque se relaciona cuando está en busca de pareja. Es territorial con su nido o lugar de hábitat y es paciente para cazar, pudiendo esperar por un rato prolongado el momento ideal para atrapar a su presa.

Le gusta bañarse cuando llueve y puede aparecerse en casi cualquier lugar durante la noche; eso incluye que puede llegar a los patios de las casas y montarse en algún árbol para emitir sonidos.

No es un ave migratoria, pero algunas especies pueden emigrar hacia otros lugares en busca de condiciones de mayor calidez durante los fríos inviernos europeos.

 

 

¿Qué come una lechuza?

La alimentación de las lechuzas es muy variada, pues por ser un ave que se alimenta de carne come una variedad de animales de pequeños tamaño; los murciélagos, lagartijas y ratones son parte de su alimentación, aunque sienten predilección por éstos últimos.

Suelen comer insectos pequeños, como arañas, cucarachas y gusanos. 

Las lechuzas pueden engullir a sus presas, lo que significa que las comen por bocados casi enteros, sin poder digerir muchas partes de ellos, como la piel o los huesos, por ejemplo.

¿Dónde vive una lechuza?

En cuanto al hábitat de las lechuzas, este también es muy diverso, pues esta ave rapaz se adapta a una gran variedad de ellos; se les dice ‘lechuzas de campanario‘ porque se les ha visto buscar  refugio en campanarios de iglesias o lugares abandonados. Pueden vivir en lugares solitarios, como un cementerio o casa deshabitada, así como en los huecos de los árboles, en bosques o jardines y cultivos.

Les gusta habitar a una distancia prudente del suelo, tal vez a unos 3 o 4 metros y pueden adaptarse a distintas condiciones climáticas; la lechuza es un ave popular en Europa; en España, por ejemplo, se ven algunos ejemplares de ella provenientes de otras parte de Europa, aunque la lechuza común es la más popular en el país.

Las lechuzas puede habitar huecos y pequeñas cuevas que las aseguren durante el día para que los rayos del sol no incidan de manera directa durante su tiempo de descanso.  Estas aves también se adaptan a distintas altitudes, por lo que pueden habitar en zonas ubicadas hasta unos 4 mil m.s.n.m.

No fabrican nidos por sí mismas, sino que, en caso de habitar un nido, elige uno que haya sido fabricado por otro animal, invadiéndolo de forma violenta. Son más dadas con las cuevas.

En algunas zonas agrícolas, las lechuzas son de mucha ayuda para los agricultores, pues estas les ayuda a eliminar los ratones que llegan a dañar los cultivos, por lo que juega un papel importante en el equilibrio ecológico.

 

¿Cuánto vive la lechuza?

Las lechuzas tienen una vida media muy corta; se ha dicho que ronda los 4 años, pero esto es producto de la influencia humana, pues sus ecosistemas y hábitats naturales están siendo violentados, atacados y destruidos; estas aves cada vez son más perseguidas para la caza, lo que disminuye, en gran manera, su esperanza de vida.

Sin embargo, son animales que pueden llegar a ser muy longevos si cuentan con un hábitat adecuado y una buena alimentación. Algunos registros indican que han habido ejemplares de lechuzas que vivieron entre 15 y 25 años.

 

¿Cuáles son las aves que se consideran lechuzas?

Ya explicamos que existen dos familias dentro del orden estrígido, la tytonidae y la estrigidae. Todas las especies de las tytonidae son lechuzas como tal.

Según SEO Bird Life, sólo la tytonidae se pueden asumir como lechuzas, pero algunos autores incluyen dentro de esta clasificación a los estrígidos que no poseen mechones de plumas en la cabeza, a los miembros del género aegolius, al asio flammeus o búho campestre, al asio capensis o búho moro y a algunos miembros del género strix.

La jubula letti, conocida como lechuza melenuda es también parte de la clasificación, al igual  que la surnia ulula o lechuza gavilana y el athene noctua, especie que en España se le llama mochuelo.

 

¿Cómo se reproduce la lechuza?

Cuando se van a aparear es común que el macho inicie el cortejo, tratando de llamar la atención de la hembra; cuando ya consigue que la hembra acepte sus cortejos y esté dispuesta al apareamiento, es común que salgan en busca del lugar donde van a anidar, aunque el macho suele ser quien escoja el sitio.

Una hembra puede poner entres 5 y 7 huevos, pero van eclosionando a tiempos distintos, por lo que es común que primero se abran los dos primeros huevos, y a los días siguientes el resto. Durante el periodo de incubación, que dura unos 26 días mayormente, el macho busca el alimento para la hembra y se encarga de cuidar el nido de los depredadores.

La madre puede llegar a ser muy agresiva si tiene que defender a sus crías, pues los depredadores se pasean tratando de comer  los recién nacidos; de allí que la tasa de natalidad de las lechuzas sea baja, pues muchos ejemplares no logran sobrevivir durante los primeros días de vida.

Muchas lechuzas mueren después de parir debido a que pierden la vida enfrentándose a los depredadores.

Los recién nacidos estarán en el nido, junto a sus padres, durante unas 6 semanas después de haber nacido.

Otro aspecto importante de las lechuzas es que no hay diferencias muy marcadas entre una lechuza hembra y un macho, pues el dimorfismo sexual es poco; algunos expertos aseguran que el principal rasgo externo es que las hembras tienen pecas en tonos marrón en su pecho, mientras que los machos tienen el pecho completamente blanco.

Resultado de imagen para lechuzas

 

¿Puedo tener una lechuza como mascota?

Tener una lechuza como mascota no resulta un buen plan, pues muchas especies, incluyendo la lechuza común o tyto alba, se considera amenazada en algunos países debido a que su hábitat está siendo destruido y atacado.

Además, si consideras el estilo de vida de esta ave, resulta un poco inconsciente tenerla en cautiverio sólo por tenerla. Su forma de vida, nocturna y de cacería, es muy difícil de moldear al tenerla dentro de una jaula.

Existen clubes de cetrería autorizados donde sí es posible comprar una lechuza debido a que los ejemplares que allí hacen vida han sido reproducidos y criados en cautiverio para ser entrenados en esta atractiva arte. Si de verdad estás interesado en tener una lechuza como mascota, puedes localizar alguno de estos clubes e informarte al respectos.

Como llamado a la consciencia hay que hacer total énfasis en que las lechuzas y búhos necesitan que todos colaboremos para preservarlos, pues  la cacería y la falta de alimento son las dos problemáticas que más influyen en el poder garantizar sus especies.

Se cree que existen unas 16 especies de lechuzas y más de 40 sub especies dentro de éstas; en Europa se han registrado grandes poblaciones de ellas, muchas de las cuales se desplazan hacia España provenientes de Europa Central o del Este en época de frío, mientras que otras emigran hacia países donde puedan refugiarse en un clima más cálido y llevadero.

Las lechuzas, muchas veces consideradas aves de mal agüero, juegan un papel primordial en el control de algunas plagas que atacan cultivos y zonas tanto rurales como urbanas; de nuestros esfuerzos depende la conservación de sus especies.

¿Qué enfermedades puede tener una lechuza?

Como no es muy común tener una lechuza como mascota, no hay mucha información respecto a las enfermedades típicas de éstas mientras se tienen en cautiverio, aunque sí está claro que necesitan buenas cantidades de comidas y que puede padecer ciertas afecciones que atacan al búho, tales como:

  • Aspergilosis: es una enfermedad de origen micótico que debe ser tratada a tiempo para el ave no muera.
  • Nematodos:  causada el gusano amulata capillaria, un gusano que afecta el buche del ave y parte del intestino.
  • Liendres: son comunes en las aves, al igual que las pulgas y garrapatas; es común que causen una piquiña continua, que haga que la lechuza quiera arrancarse el plumaje.
  • Ascaris:  gusanos que entran en el aparato digestivo.
  • Muda francesa: es un síntoma de que hay otras enfermedades, y se relaciona con una pérdida de las plumas a destiempo.
  • Escherichia coli: enfermedad que aparece gracias a que se acumulan restos fecales en el lugar donde vive el ave. Es producto de una mala limpieza.
  • Apoplejia: son dolores que contraen los músculos de las aves; esto es normal en las aves cuando se capturan.