Lechuzón Europeo

Lechuzón Europeo

El lechuzón europeo, se cree que es un ave que forma parte de la familia de los asio, motivo por el que lo denominan como asio clamator. Por otro lado, están los que defienden que es de la familia de los pseudoscops por lo que se refieren a él como pseudoscops clamator. No obstante, hay algunas personas que lo relacionan más con la familia Rhinoptynx.
Lechuzón Europeo

Tamaño y Características

Su tamaño es medio, mide entre los 38 a 46 centímetros, y con un peso aproximadamente hasta los 675 gramos. El único modo de diferenciar al macho de la hembra es a través de su tamaño, siendo la hembra un poco más grande y pesada. Se trata de un animal de apariencia sombría y discreta. En su cabeza tiene dos largos tufos de plumas de color negro que se pueden confundir con unas orejas.

Sus ojos son amarillos con un toque anaranjado, mientras su cara tiene un color negro pardo, con unas cejas blanquecinas y una mancha de un color muy claro en la frente, entre las orejas. Las partes dorsales son del mismo color que la cara, pero con unas pintas claras dispersas. Las partes ventrales anteadas de un color blanco turbio.

El pecho de estas especies, es de un color oscuro la cual posee varias estrías de color negruzco, son muy similares a las espinas de un pez, Las remeras externas son oscuras, la cola es de un color marrón bastante oscuro, con unas barras pardas. Algunos podrían decir erróneamente que su apariencia es parecida a la de la lechuza de Jamaica, pero lo cierto que son bastante diferentes.

En donde viven

Es endémico de Sudamérica y América Central, viviendo en bosques, zonas anegadizas, pastizales, sabanas, campos y bosques húmedos tropicales. Puede vivir también en zonas cercanas al nivel del mar hasta los 1600 metros de altura. Aunque es raro, también les gusta vivir en las zonas aisladas, lejos de la civilización humana, en donde no pueda ser molestado.

Subespecies de la Lechuzon Europeo

Se le han reconocido 6 subespecies en el año 2014

Asio stygius berberoi.  Se encuentra en Paraguay y al norte de Argentina

Asio stygius lambi. Vive en las tierras de altas de la zona oeste de México.

Asio stygius noctipetens. Se le puede encontrar en las Islas La Española y la Gonave.

Asio stygius siguapa. Endémico de Cuba y la Islas de Pinos.

Asio stygius stygius. Esta subespecie se extiende desde el norte de Brasil al sur del país, hasta Bolivia, el noreste de Argentina y el sureste de Brasil.

Destaca en algo por su comportamiento

Actualmente, es una especie que se considera que no está amenazada, según la IUCN. No obstante, debido a la gran variedad de subespecies que tiene, no todas se encuentran en la misma situación. El asio stygius si guapa de Cuba, por ejemplo, se encuentra en situación vulnerable, porque en los últimos años han ido disminuyendo el número de ejemplares.

Su carácter es la de un ave bastante solitaria, que durante el día se posa en árboles frondosos o en plantaciones en las que se encuentran algunas especies más exóticas. Les gusta ocultarse en las zonas más cercanas del tronco, porque allí resulta más difícil que sean visto. No vuelan a la luz del día, y puede que se acerque a zonas de construcciones, o pose sobre ellas a la hora de cazar.

Lechuzón Europeo

Su reproducción coincide con la llegada de la primavera al hemisferio sur. Es común que el macho y la hembra vocalicen juntos cerca de la zona del nido. Nidifican en las cavidades de los árboles, donde ocupan grandes nidos abandonados de otras aves, como los de los gavilanes y las garzas.

Una de las peculiaridades de estas especies, es que no le importa anidar en el suelo, entre arbusto, o en una zona en la que su nido quede a la vista. La hembra pone dos a tres huevos blancos, que serán incubados por ella mientras que el macho tendrá la tarea de proporcionarle sus alimentos. Cuando nacen las crías, estas son alimentadas durante la noche hasta que llega el amanecer.

De que se alimentan estas especies

Estas especies se alimentan de palomas, reptiles, mamíferos de pequeños tamaños o algún murciélago. Cuando quieren cazar, se posa en una rama sin hojas, en la que se dedica a vigilar los alrededores para encontrar su presa. En el caso de no detectar nada durante unos minutos, se traslada a otra rama y siguiendo los sonidos que hace sus presas al rozar el follaje.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *