Loro Arcoiris

Si estás  en búsqueda de un ave atractiva, simpática y llena de color, la recomendación para ti,  es el Loro Arcoiris, conocido también como Lori Arcoiris o por su nombre científico  Trichoglossus haematodus.

Con solo verlo, tus sentidos serán invadidos por una combinación perfecta de color, armonía y belleza, que sólo puede compararse con el luminoso lleno de los  colores del espectro solar, que aparece en el cielo, bajo ciertas condiciones atmosféricas.

Esta ave maravillosa, se encuentra en abundancia en  zonas húmedas y con abundante vegetación, especialmente en las islas del Pacífico sur y se estima que su población alcanza los cinco millones de ejemplares.

Es tal la cantidad de aves de esta especie, que los grandes polos urbanos, se han visto invadidas por bandadas de aves, que llegan a los parques y árboles de las ciudades, en búsqueda de alimentos, para luego quedarse a vivir allí.

La belleza del Lori Arcoiris es tan apreciada por el ser humano, que a pesar de la abundancia de esta ave en estado salvaje,  muchas personas construyen aviarios de gran tamaño, dedicados a su crianza en cautiverio.

Tamaño y características

Es un loro que se caracteriza por tener un tamaño promedio, bastante menor al de otros ejemplares de la misma familia, pues alcanza, en su edad de mayor desarrollo, un tamaño que va desde los 20, hasta los 30 centímetros.

Su peso, se corresponde perfectamente con su tamaño, ya que no suele ser tan pesado como para no volar, ni tan ligero como para hacerlo por largas distancias, llegando a pesar, no más  200 gramos.

Su esperanza de vida, tanto en estado salvaje, como domesticado, se calcula en unos veinte años, por lo que puede acompañar a una familia  y ser su mascota preferida por tanto tiempo, que puede llegar a ser considerado un miembro más del clan.

Los colores que le otorgan su nombre, son:

  • En la cara, plumas tan profundamente azules, que en oportunidades y a la luz del sol, parecen color violeta, que van hasta su cuello y la parte superior del
  • Ya en el pecho propiamente dicho,  se distingue claramente el color amarillo y algunas plumas naranja; al llegar al abdomen  nuevamente azul y los flancos adornados con plumas rojas, naranja y amarillo.
  • En el resto del cuerpo predomina un color verde brillante, incluyendo el manto, las alas,  coberturas, escapulares, terciarias, obispillos  y  muslo, aunque no se descarta alguna que otra pluma amarilla por allí.
  • Al pico del loro arcoíris, es sumamente colorido, desde un rojo fuerte, hasta un naranja brillante, fuerte,  curvo y de un tamaño armonioso con su rostro.
  • La patas, muy bien formadas, grises y claras,  con garras formadas por dos dedos delanteros y dos opuestos, lo suficientemente fuertes, como para trepar con gran facilidad, por los troncos y las ramas más elevadas, en búsqueda del néctar de las flores, la jalea real y la miel  de los panales silvestres.
  • Llama la atención el gran tamaño de sus ojos, que destacan sobre el plumaje azul del rostro, por su color marrón fuerte, que le da gran carácter a su expresión.

Entre el macho y la hembra, no hay diferencias evidentes, razón por la cual, hasta los criadores de mayor experiencia, recurren a una prueba de ADN o una endoscopia, para conocer el sexo, separarlos por géneros y conformar las parejas.

Una de las características principales del Loro Arcoiris, es su gran capacidad de imitar sonidos, por ello, cuando es criado por seres humanos, imita palabras comunes  en las conversaciones que se realizan cerca de su jaula o que les son  repetidas constantemente para que la mascota “hable“, aunque lo que realmente hace es imitar, sin entender el lenguaje.

En donde vive

Se consigue fácilmente en estado salvaje, formando grandes grupos de   hembras y machos, de hasta cincuenta miembro,  en la mayoría de las islas del Pacífico Sur, el sudeste de Asia,  la costa de Australia y Tasmania, es decir selva húmeda, lluviosa, con extensos matorrales y bosques, bordeando la costa.

Sin embargo, una de las fortalezas de esta ave, es su capacidad de adaptarse a casi cualquier clima, por la resistencia física que poseen, y la buena salud que los caracteriza.

Por esta razón Y porque se reproducen con relativa facilidad,  quienes se dedican a estudiar la vida de las aves y su población, estiman que existen millones de ejemplares, distribuidos en toda la zona endémica, llegando al punto, se ser considerados una plaga en ciertas locaciones al  oeste de Australia.

Subespecies 

Fácilmente se puede encontrar unas veinte subespecies del Loro Arcoiris, que se diferencian unas de otras, por la distribución, brillantez e intensidad de los colores de su plumaje, siendo las más reconocidas las siguientes nueve:

  • Trichoglossus haematodus caeruleiceps
  • Trichoglossus haematodus deplanchii
  • Trichoglossus haematodus flavicans
  • Trichoglossus haematodus haematodus
  • Trichoglossus haematodus intermedius
  • Trichoglossus haematodus massena
  • Trichoglossus haematodus micropteryx
  • Trichoglossus haematodus nesophilus
  • Trichoglossus haematodus nigrogularis

 ¿Destaca en algo por su comportamiento?

En estado salvaje, se destaca su interactiva vida en sociedad, conformando grandes grupos, que permanecen constantemente abiertos a recibir nuevos integrantes. Prácticamente no existen peleas entre los miembros de su comunidad y muy pocas con otras especies.

Como ave de compañía, es sumamente alegre, sociable  y a la vez, dócil. El loro Arcoiris, siempre espera a que los miembros de la familia introduzcan la mano en su jaula para hacer pequeños y suaves picoteos, que conforman una invitación a recibir caricias.

En época de lluvias, cuando comienza a caer el agua, se alegra a tal punto de llegar a gritar fuertemente.

Pero la propiedad de este colorido animal, que más llama la atención, además de su espectacular belleza, es la facilidad que tiene para imitar sonidos, haciendo las delicias de chicos y grandes, quienes mucha paciencia se dedican a enseñarle palabras, la que repite, obviamente sin entender lo que dice.

¿De qué se alimenta esta especie?

Su alimento natural, es el néctar,  polen, miel de abejas y jalea real, los cuales extrae de las flores y de los panales de abeja, que fácilmente puede encontrar en su hábitat natural.

También se alimenta de hojas tiernas y flores que encuentra a su paso, como las de  Acacia, Eucaliptus y Melaleuca; también de ciertas semillas, larvas,  insectos y frutos del bosque.

Si quieres que tu ave mantenga la brillantez de su plumaje y el estado de ánimo alegre y  alborozado, puedes comprar néctares  empacados comercialmente, aunque un poco difíciles de encontrar, pero que es nuestro deber, proporcionarlo al ave, al tenerla como mascota, así como jalea real y combinaciones de algunas semillas, que puedes encontrar en las tiendas agropecuarias.

Otra opción, para enriquecer su menú, son los copos de avena, piensos secos y frutas variadas.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *