Paloma flamenca

 

De entre todas las aves que pueblan España, es probable que la paloma flamenca sea una de las más numerosas palomas que sobrevuelan los cielos, aunque ha tardado mucho tiempo en tener constancia de esta fabulosa ave.

 

La paloma flamenca o paloma de ojo es una raza de paloma propia de Cataluña. Ejemplares de la raza se pueden ver en: la «Exposición Internacional de Aves Ciudad de Valls» en Valls (Tarragona), que se celebra anualmente el tercer fin de semana de enero; así como, en el encuentro anual itinerante del Club Catalán de Palomos de Razas Autóctonas, y en la exposición de aves de Consejo (Mallorca).

 

Características físicas y tamaño

 

El plumaje de la paloma flamenca es extremadamente brillante, de aspecto denso y aceitoso, con reflejos verdes y granates, incluso en las alas. Robusto tanto en anchura como en alargada, esto hace que vuela poco. Peso de unos 700 gramos las hembras y 800 los machos.

 

La paloma flamenca se distingue por ser una paloma de gran tamaño, como acostumbra a medir, de la cabeza a la cola, la extensión oscila entre 40 y 45 cm. Carnosidad ocular de rojo intenso de unos 2 o 3 cm y muy carnoso.

 

Patas cortas que la hacen caminar tambaleándose. Barba: una verruga central y dos laterales formadoras de una papada de rojo intenso, carnosa y sin plumas. Carúnculas narigones desplegadas y un poco encrespadas.

 

Su cabeza es abultada, bastante ancha y con ángulos curvos. Destaca su pico corto, aunque muy ancho y grueso visto desde el lado y de cara, siguiendo la línea de su cabeza. Suele ser de coloración clara.

 

Las carúnculas nasales no son muy rizadas, pero están bien desarrolladas y son anchas. Bajo el pico tiene dos verrugas laterales y una central, que puede ser del tamaño de una avellana. Estas tres verrugas te dan la apariencia de una papada roja.

 

En el centro de la cabeza se localizan sus ojos, grandes y de color rojo anaranjado, pero en los ejemplares blancos pueden ser de color arveja. Ambas mandíbulas del mismo color. Como característica principal se distingue por una cabeza grande, ancho y redonda.

 

El pecho de la paloma flamenca es ancho y ligeramente arqueado. A unos 45º respecto al suelo, ancho y esbelto. El dorso es ancho y fuerte. Prominente entre los hombros, continúa ancho y arqueado hasta las patas, dejando así que estas queden ligeramente separadas. Las alas deben descansar suavemente por encima y al final de la cola.

 

La cola es compacta y recta, con 12 plumas, anchas y largas, siguiendo con armonía la inclinación de la espalda. Las patas son cortas y gruesas. Los dedos también son cortos y anchos. Pueden ser sin plumas o calzadas y, en este caso, sólo hasta los dedos, dejando ver los extremos limpios y las uñas.

 

¿Dónde vive la Paloma flamenca?

 

Es muy posible, según los especialistas, que esta ave fuera introducida en la Península Ibérica desde la costa africana durante el dominio musulmán entre los siglos VIII y XV, pero no hay muchos datos que lo demuestren.

Aunque esta paloma existe desde hace tiempo en España, no fue hasta 1800 cuando fue inscrita como tal por Rojas Clemente, aunque un año antes A.J. Cavanilles la mencionó en una de sus obras de 1799.

 

Subespecies de la Paloma flamenca

 

Seguramente la paloma flamenca fue empotrada en la Península Ibérica mientras el periodo del dominio musulmán y es pariente de la paloma dragón castellano. También podría tener algún vínculo con el antiguo paloma mensajera persa.

 

Existen todas las combinaciones de la paloma flamenca de las siguientes posibilidades de color, como negro, tabaco (muy común), rojo, amarillo y azul (muy poco común pero presentes).

 

¿Destaca en algo por su comportamiento?

 

Uno de los mayores problemas que la paloma flamenca puede suponer para los profesionales de la salud (veterinario) o cuidadores de palomas, es su gran talla o tamaño. Esto quiere decir que el palomar debe ser de al menos 2 metros cúbicos por cada espécimen en él.

 

Además, su temperamento fogoso a la hora de seducir a una hembra, la paloma flamenca puede alterar el resto de palomas del palomar, por lo que es recomendable dividir o apartar a la pareja que quiera «reproducirse» para no sobrecargar el resto del palomar.

 

Es un poco dócil, y mucho más que otras aves, pero no hay que dejar de laborar día a día para hacer de ella una paloma que cumple órdenes. Se puede volar rápido y tiene alas muy resistentes, pero sus días de entrenamiento se deben diseñar para recorridos cortos y luego duplicar la distancia.

 

Por lo general la paloma flamenca  es de carácter tranquilo, pero cuando están en celo, los machos son muy perseverantes.

 

¿De qué se alimenta esta especie?

 

Al ser una paloma de gran talla, no se debe dejar que engorde, por lo que la alimentación debe ser muy rigurosa. Dele la fruta adecuada, que no debe exceder dos o tres piezas por una semana, y una buena mezcla de diferentes semillas para darle todos los nutrientes que ella necesita.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *