Papamoscas Acollarado

Estamos en presencia de un ave pseriforme de la familia  Muscicapidae, cuyo hábitat natural se encuentra en Europa y África.

Hablamos del Papamoscas Acollarado, una ave que se caracteriza por su gran paciencia para obtener alimento.

Se trata de un de una muestra de estoicismo, la que realiza el papamoscas acollarado,  al instalarse  en una pequeña rama, de cualquier árbol en el bosque, en espera de que aparezca algún insecto.

Una vez que la mosca o el insecto se encuéntralo suficientemente cerca, con gran sigilo, el ejemplar  en pleno vuelo de ambos, es capaz de atraparla o paparla. De allí, su nombre tan particular.

Aunque existen otras especies de papamoscas, en este artículo, nos vamos a referir, de manera específica, al acollarado.

Tamaño y características

Esta pequeña ave, alcanza entre 12 y 13 centímetros de longitud, cuidadosamente medida desde el pico, hasta la punta de su cola.

Mientrastanto, su envergadura, a extensión total de las alas, llega a  los 24 centímetros y u peso, raramente supera los 18 gramos.

El color negro, predomina en el plumaje de la espalda, las alas y cola  de los machos adultos, mientras que en el pecho, el vientre y los muslos, las plumas son completamente blancas.

Su nombre acollarado, proviene de un círculo de plumas blancas que hace las veces de collar; tiene además una mota blanca que resalta sobre su pico, de vital importancia para la especie.

Los ejemplares de  papamoscas acollarado macho, se caracterizan por tener esta  mancha blanca, que mientras más grande sea, mayor será la cantidad de hembras que este pueda atraer para el apareamiento y la reproducción.

La hembras, por su parte, al igual que los polluelos quienes aún no alcanzan la madurez, son de color gris amarronado. Esta es la principal manera de distinguir los géneros. Es decir que el dimorfismo sexual, está basado en el color de sus plumas.

El canto de esta especie, se caracteriza por estar compuesto por  silbidos agudos, alargados, lentos y penetrantes.

En donde vive

Les gusta vivir en bosques, matorrales, siembras, parques urbanos y jardines externos, en toda Europa central y oriental,  donde los rayos del sol de verano, sean filtrados por la frondosidad de los árboles.

Su capacidad de migrar, las lleva a movilizarse hasta el continente africano, para pasar los meses de invierno en otras fronteras, donde conseguirá alojamiento y alimentación con facilidad.

Verla en Europa occidental, no es muy frecuente, sólo en Italia (perteneciente a oeste de Europa), donde son vistos por los observadores de aves.

Cuando viven en el bosque, buscan establecerse cerca del agua y  si consiguen un árbol caído o viejos troncos con ciertos hoyos y cavidades, lo utilizan como base perfecta, que rellenan con  pequeñas ramas secas, musgo y hojas caídas al suelo, para utilizarlo como nido.

En cautiverio, no requieren de jaulas muy grandes, ya que su tamaño les permite volar, aun en los lugares más reducidos, sin embargo, no es muy fácil encontrar estos ejemplares en aviarios para la venta.

Pueden construir sus nidos en cajas artificiales, con materiales orgánicos, que el cuidador coloca dentro de la jaula, aleadas del recipiente de la comida, pero muy cerca del caso del agua.

En los nidos ponen entre cinco y siete huevos, pequeños, redondos, blanquecinos y uniformes entre si, los cuales son empollados por las hembras ininterrumpidamente por dieciocho días, hasta el momento de la eclosión.

Al nacer, los polluelos son alimentados por el padre y su nido es vigilado cuidadosamente, para defenderlos de cualquier peligro o depredadores.

¿Destaca en algo por su comportamiento?

Estudios científicos acerca del comportamiento de los papamoscas, han determinado que dentro de las diferentes poblaciones de esta ave, se puede encontrar comportamientos individuales.

En este sentido, se afirma que dentro de los papamoscas acollarados, se pueden encontrar ejemplares  los hay amables y simpáticos; retraídos y asustadizos; aprensivos y temerosos; y hasta crueles y agresivos.

Pero esta descripción del carácter de la especie, no convence a todos por igual y algunos estudiosos, aseguran que el papamoscas acollarado, es un ave de comportamiento común, que no responde agresivamente, a menos que se vea amenazado o que sienta que su nido y polluelos corren peligro.

Por lo demás, invierte su tiempo en buscar pequeños animalitos entre los huecos de los árboles, curiosear por los alrededores y lo más importante, permanecer muy quieto, al acecho en alguna rama, esperando a que aparezca un insecto volador, para atraparlo.

 ¿De qué se alimenta esta especie?

Su menú predilecto, está compuesto por insectos, aunque no consume sólo estos animalillos exclusivamente.

Puede comer gusanos, orugas, lombrices, frutos del bosque y en algunas ocasiones, puede comer pequeñas bayas, que se hayan ablandado con el tiempo y el agua.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *