Chajá

Cuando nos interesamos acerca de la fauna de aves sudamericanas, es muy curioso, ya que nos vamos a encontrar con una variedad muy diversa y de muchos estilos en la región. Dentro de estas endémicas especies nos encontramos el Chajá o el Chauna Torquata con el nombre científico que se le conoce.

Esta es una especie que pertenece a la familia de Anhimidae, tiene mucha similitud con los cisnes y los gansos, aunque en su apariencia no se parezca en nada ya que se parecen más a los galliformes. Pertenecen en un orden de aves acuáticas, pueden nadar pero no lo hacen con regularidad.

En la región se le puede encontrar con variados nombres; nombre originario del Guaraní, que significa en esa lengua ¡escapa! o ¡vamos!. También tenemos que en el Altiplano de Bolivia se le conoce con el nombre de Tacaparè perteneciente al grito que tiene cuando se siente amenazada.

Chajá

Tamaño y Características

Esta es un ave que tiene un gran tamaño, puede llegar a medir unos 75 a 85 cm desde el pico a la cola. Su apariencia es de un pavo, con una cresta y un pico encorvado de color negruzco pequeño pero afilado, en el cuello presenta  un collar, las patas son muy robustas y largas con un color rosado.

En la parte de los ojos tienen un color rojizo y en la parte anterior de cada una de sus alas cuando son adultos, tienen un espolón de casi 2 cm el cual utiliza para asistir en defensa de sus polluelos cuando están en peligro, ya que escasamente ellos atacan, son aves muy asustadizas.

El color de su plumaje es negro con  relieves blancos y en algunos casos se pueden ver de un tono grisáceo por la combinación sobre todo en la cabeza, donde alrededor de sus ojos su plumaje es blanco, igualmente en el cuello no muy abundante ya que el plumaje es muy corto.

 

En dónde vive

El Chajá o Chauna Torquata podemos encontrarlo al noreste de Argentina, Uruguay, Paraguay también en algunas zonas de Bolivia, Perú y Brasil por lo general sobrevuelan zonas de gran altura y cuando están en tierra prefieren estar cerca de estanques, charcas y en las ribera de los ríos.

Son los ambientes acuáticos tanto de las llanuras herbosas como los pajonales contiguos y las áreas arboladas su lugar de establecer colonias también se les pueden observar en masas de vegetación flotantes en aguas profundas y vadeando el agua poca profunda.

¿Destaca algo por de su Comportamiento?

El Chajá, es un ave de conducta altamente gregaria, se mantienen en parejas o pequeños grupos; son monógamas y se presume que cuando uno fallece el otro no soporta la soledad aunque científicamente no está comprobado.

La pareja comienza su cortejo acicalando sus plumajes de la cabeza y el cuello mutuamente, esta actividad dura aproximadamente tres semanas, proceso antes de comenzar la nidificación en los meses de Septiembre a Noviembre aunque la reproducción puede ser en cualquier época del año.

Chajá

 

A partir del mes de Julio comienzan a llevar pequeñas ramas para anidar en sitios apartados, ciénagas en los juncales, masas vegetales flotantes o en tierra firme pero siempre muy cerca del agua pareciendo una gran plataforma de junco donde pondrán hasta 6 huevos.

Estos tendrán un color crema y su tamaño llega a medir 84 a 91mm x 55 a 66 mm los cuales la hembra incubara por un periodo de 45 días y el macho se encargara de la protección del nido manteniéndose siempre alerta y si hay alguna señal de peligro emite un sonido “chaja” “chajai” muy estridente.

Nacen con un plumaje marrón amarillento y patas color rosado, se puede decir que la independencia de los polluelos puede durar hasta 6 meses que es cuando comienza a salir el plumaje y es al año cuando son libres de los adultos.

A pesar que su hábitat se ha destruido por la mano de hombre, con el desarrollo de extensas tierras para la Ganadería y la Agricultura, el Chajà ha mantenido su población estable adaptándose a las áreas modificadas siempre y cuando se encuentren humedales.

¿De qué se alimenta esta especie?

Es vegetariana, aunque se puede alimentar de insectos acuáticos y moluscos. Come frutas, semillas, hojas, brotes de plantas acuáticas y terrestres penetrando en cualquier tipo de humedales para buscar alimento, aunque es más común que lo haga en tierra donde la picotea junto a su pareja.

También es un ave con algunas creencias culturales de anunciar el buen tiempo y las tormentas, como la leyenda de las dos mujeres indias que le dieron agua con jabón a dios y cuando dijeron vamos en lengua Guaraní que es “chaja” salieron volando convertidas en aves por castigo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *