Imagen relacionada

 

Los pinzones son aves muy hermosas, de colores brillantes muy variados y se caracterizan por ser muy pequeñas.

Existen diversos tipos de pinzones, aunque es común hacer referencia a ellos como ‘los pinzones de Darwin‘, pues fue Charles Darwin el primero en mostrar  interés por conocer cómo viven los pinzones, qué comen y cómo se comportan.

Sus estudios se llevaron a cabo en las Islas Galápagos, por lo que también suelen denominarse  ‘Pinzones de las Galápagos‘. Sin embargo, existen muchas otras especies más allá de las que se encuentran en las Galápagos.

¿Qué es un pinzón?

El pinzón es un ave passeriforme (cantora) de poco tamaño que puede ser de múltiples colores; es un hábil constructor de nidos y  tienen especies tan variadas que hasta exista una denominada ‘pinzón  vampiro‘.

Estas avecillas, de la familia de las Fringillidae,  tienen un pico muy característico que suele cambiar de tamaño según el alimento que coman,  y se adaptan a distintos climas y hábitats.

En general, el pinzón es una ave común, muy abundante y de un canto muy especial y distintivo.

 

¿Cómo es un pinzón?

El pinzón posee un cuerpo muy parecido al del gorrión, de poco tamaño, en colores muy variables y vivos. Su característica más común es que posee manchas blancas en sus alas o plumaje.

El pico de esta ave se adapta al tipo de dieta que posea, y esta es una de las razones de los estudios de evolución adaptativa de Darwin. Su tamaño es de más o menos 10 o 20 cm y el canto de cada pinzón puede variar según la especie, hábitat o edad.

Todos los pinzones de las Galápagos son de color marrón y negro. El pinzón vulgar (Fringilla coelebs), el más común y de mayor presencia en Europa, es de un color pardo, claro, con partes más oscuras y sus distintivas manchas blancas en las alas, muchas veces acompañado de otros colores más alegres.

Fotos e imágenes de Pinzones

pinzones
« 1 de 6 »

Tipos de Pinzones

¿Cómo suele ser el comportamiento de un pinzón?

El vuelo del pinzón es muy activo y enérgico; puede volar a grandes alturas, de manera rápida y con movimientos ondulatorios. Generalmente, se le ve volando batiendo sus alas de forma acelerada.

Es territorial y con una actitud defensiva en épocas de cría, aunque en cautiverio suele apartarse y buscar la soledad más alejada en su jaula.

Cuando no está de cría, el pinzón suele pasearse por el suelo para buscar alimento, mientras que en invierno, cuando tiene que refugiarse en lugares más cálidos y seguros, puede andar en bandadas de pequeños grupos.

En cuanto al canto del pinzón, este es como de ‘floreo’, muy enfático y fuerte, pero va a variar de acuerdo a la especie o el tipo de hábitat en el que se desenvuelve.

Lo normal es que los pinzones comiencen a cantar durante el mes de febrero y que los machos se monten en las ramas más altas de los árboles para iniciar su canto.

El pinzón vulgar suele ser muy sedentario. Durante el invierno, las hembras salen del nido, pero los machos prefieren quedarse en ellos; una característica muy particular del pinzón vulgar, por lo que su nombre Fringilla coelebs significa ‘soltero’.

Imagen relacionada

¿Dónde vive un pinzón?

El hábitat de los pinzones es muy diverso, aunque no son aves migratorias por excelencia, pero que sí buscan refugios distintos según las condiciones climáticas.

Suelen vivir en zonas boscosas, aunque es común verlos anidar en algunos parques o jardines. Las coníferas, bosques perennes y caducifolios son parte de su hábitat favorito.

Los pinzones se pueden adaptar a muchos lugares; es común ver diversas especies de pinzones en Asia, el norte de África, las Galápagos, América del Norte y toda Europa.

Algunos investigadores famosos (la pareja Grant) que se han dedicado a estudiar el modo de vida de los pinzones han encontrado una especie muy particular que sólo habita en Costa Rica (Isla del Coco).

Los pinzones son hábiles constructores de nidos, por lo que fabrican sus refugios con pequeñas ramas y pajitas que recogen y compactan hasta darles forma de nido (forma de taza). También utilizan hierbas y algunas telarañas y plumas para sus nidos.

Durante el verano se les ve en los arroyos, ríos y demás zonas acuáticas para poder asearse.

 

 

¿Qué come un pinzón?

La dieta general de los pinzones consta de semillas, bayas y algunos brotes o restos encontrados en el suelo, sobre todo durante época de invierno; en verano, es común que agreguen  insectos a su dieta.

Los pinzones jóvenes comen, mayormente, sólo insectos.

Si están en cautiverio, deben ser alimentado con avena, alpiste, mijo, piñones, y alimentos semejantes. Así, como van a necesitar que se les provean insectos tales como hormigas y algunos huevos.

 

¿Cómo saber si un pinzón es macho o es hembra?

Los rasgos más diferenciables entre un pinzón hembra o macho es el color de su cabeza; el pinzón vulgar tiene la cabeza de un color grisáceo (algo azulado), la garganta en tonos pardos un poco anaranjados y con un pico corto y afinado.

El plumaje de las hembras es de color más opaco o menos llamativo. Durante la cría es la hembra la encargada de incubar los huevos, mientras que su pareja se dedica a proteger el nido.

La hembra puede poner entre 3 y 6 huevos. Ambos participan en la alimentación de sus crías, al emitir una especie de alimento (o leche) de sus buches o picos con el que mantienen a sus pequeños durante unos 21 días, tiempo en el que ya abandonan el nido.

Generalmente, necesitarán 45 días, desde que salen del huevo, para alcanzar madurez y poder valerse por sí mismos.

Tipos de pinzones 

Existen más de 300 especies de pinzones, aunque el más común, como ya hemos dicho es el ‘pinzón vulgar‘, muy conocido en Europa.

En las Galápagos, Darwin afirmó que existían unas 15 especie endémicas, muy diferentes a las que hay en el resto del mundo. En América del Norte estas aves también son muy vistas, sobre todo en México. Otra especie distintiva es la que está en Costa Rica, por lo que varían según su ubicación geográfica y hábitat.

Veamos cuáles son los tipos de pinzones más comunes y qué características tienen.

Resultado de imagen para pinzon de las islas galapagos

Pinzones más comunes:

  • Pinzón japonés: son muy conocidos en japón, aunque se dice que lo llevaron a esta isla asiática desde China, donde era muy apreciado y domesticado desde hace muchos años atrás. Tiene varias variedades, como el blanco puro, el moteado, el leonado y el de cresta.
  • Pinzón feroz: una variedad que se distingue por poseer una franja brillante, rojiza, en la garganta, además su plumaje difiere del de la demás especie, al tener rayas oscuras y cabeza y garganta de blanco.
  • Pinzón escamosa: tiene un plumaje que hace alusión a las escamas del pescado; su color es, en general de tonos marrones, claros, pero que se hacen más fuertes en las plumas y en la parte superior del pinzón.
  • Pinzón diamante de gould: una de las variedades más coloridas y hermosas que hay; su plumaje exhibe finura y elegancia, y es todo un espectáculo poder ver un pinzón diamante de gould, por su diminuto tamaño y su divertida cobertura. Suelen alimentarse sólo de semillas de la hierba y no buscan comida en el suelo. Son comunes al norte de Australia.
  • Pinzón de diamante: esta variedad no debe confundirse con la anterior que es más colorida y con un plumaje más simple y fino: El pinzón de diamante debe su nombre a que en sus plumas tiene algunas manchas circulares en tonos blancos brillantes que se asemejan a incrustraciones de diamante agrupadas. Su color de fondo es negro, lo que le suma elegancia y les hace parecer imponentes, pero con algunas manchas en blanco como en forma de bandas pequeñas. Su plumaje se acompaña de un color rojizo, como en tono cereza, que los hace lucir muy finos y les distingue de las demás especies de pinzones. El pico es rojo, del mismo tono ya descrito. Esta variedad también es proveniente de Australia.

Resultado de imagen para pinzones

¿Qué enfermedades tiene un pinzón?

Los pinzones cuando están en libertad no deben presentar muchas enfermedades, a menos que estén expuestos a bosques o lugares donde ingieran bacterias o se contaminen por plagas o pestes que ataquen su hábitat.

Como su dieta es a base de semillas y algunos insectos, esta misma alimentación puede causar efectos adversos en los pinzones cuando se tienen en cautiverio, por lo que debes asegurarte de alimentarlos de la manera adecuada y darles agua limpia y fresca.

Parasitosis y enfermedades bacterianas son las más comunes en los pinzones, estas se deben a que la jaula no es limpiada frecuentemente y los restos de heces y de alimentos favorecen la aparición de parásitos y bacterias que atacan el ave.

Soledad y estrés son otras enfermedades posibles, sobre todo cuando recién se han enjaulado a los pinzones, y se reflejan en las aves apartadas, que no cantan y se oponen a ser alimentados.

Imagen relacionada

Otro síntoma de la soledad o falta de adaptación a su nuevo hábitat es que casi no presentan movimiento, van bajando de peso y su canto es poco activo y de tono bajo y lento. El mover de las alas también es lento y deficiente.

La falta de aseo también les causa molestias, porque ellos están acostumbrados a asearse en los arroyos y quebradas. Las garrapatas y pulgas pueden ser enemigos silenciosos de los pinzones, así que husmea dentro de su plumaje cada cierto tiempo para que descartes la presencia de estos invasores silenciosos.

Un síntoma de la presencia de garrapatas y pulgas se hace visible en el color de la piel del pinzón y en su textura, pues lo norma es que ésta sea de un color rosado claro, uniforme y sin marcas o enrrojecimiento.

Cuidados que requiere un pinzón

Ya hemos hablado de la alimentación y las enfermedades que pueden atacar a un pinzón; pero además, hay que darles una serie de cuidados si deseas domesticarlos o tenerlos en cautiverio.

Antes de hablar de los cuidados básicos de un pinzón, recuerda echarle un ojo a las leyes de tu país para que conozcas si necesitas sacar algún tipo de permiso o documentación para poder tener una de estas aves en tu casa de forma legal.

Para tener una jaula con el espacio adecuado para una pareja de pinzones debes asegurarte de comprar, o construir, una que tenga por mínimo dimensiones de 100 x 60 x 40. Estas medidas no son óptimas cuando la pareja ya tenga crías.

La jaula no debe colocarse en lugares muy secos o donde les pegue corrientes de aires, por lo que lo más factible es que coloques la jaula en un patio con techo donde llegue luz solar, pero que no le caiga la lluvia. La temperatura adecuada para su habitación deber estar entre 18 – 20°C.

La jaula debe ser desinfectada y limpiada a profundidad, incluyendo sus celdas y los recipientes de comida y agua.

Evita que algunos depredadores como los gatos puedan atacar a tus pinzones, pues si no será demasiado tarde para estas aves.

Ayúdales a que desarrollen su canto, pues esta es una de sus características y habilidades más resaltantes, y si no la desarrollan caerán en tristeza y hasta depresión.

Como son aves que pueden llegar por sí solas a tu hogar o a cualquier parque o sitio urbano, pues preparar una especie de nido en algún árbol y ponerles alimento y agua para que allí, poco a poco, puedan anidar y se queden sin necesidad de ser enjaulados; aunque esto parezca difícil, puede lograrse si les preparas las condiciones mínimas necesarias para que sean parte de tu hogar.

Los pinzones no están acostumbrados a estar en lugares muy ruidosos y de intensa actividad, así que bríndales un hogar tranquilo donde puedan desarrollarse sin mucho tumulto.

Por lo demás, una buena limpieza y alimentación deben ser suficientes para que los pinzones tengan un ambiente adecuado para vivir. Pinzones muy delgados o muy gordos no se consideran saludables; de presentar estos síntomas a pesar de hacer lo necesario para cuidarlos bien, tendrás que consultar a un veterinario.