Quetzal Crestado

El quetzal crestado, cuyo nombre científico es  Pharomachrus antisianus, en una hermosa ave, conocida también con el nombre de  quetzal de cola blanca.

Nos referimos a una especie  trogoniforme, es decir aquellas que se caracterizan, porque dedican gran parte de su tiempo a perforar orificios en  los árboles con su pico, a fin de utilizarlos como base para la construcción de sus nidos.

También los pertenecientes a esta familia, son residentes de selvas tropicales, son sedentarios y poseen un plumaje excepcionalmente atractivo.

A las personas que gustan tener aves en sus casas o a los criadores que poseen grandes aviarios, se les hace bastante atractivo adquirir ejemplares como el Quetzal Crestado, debido a su belleza.

Si realmente estás interesado en tener un ave como esta, continúa leyendo, que toda esta información es para ti.

Tamaño y características

Estamos en presencia de un ave bastante grande, que llega a medir hasta  34 centímetros, en su etapa adulta, cuyo plumaje está lleno de colores brillantes y profundos.

Llama poderosamente la atención la longitud de su cola, que  llega  a alcanzar, hasta el mismo tamaño de su cuerpo, es decir más de treinta centímetros.

Al respecto, la cola del Quetzal Crestado es una de sus características más relevantes, pues además de la longitud, también llama la atención por sus hermosos colores y la combinación de los mismos, que son en la parte inferior, predominantemente negro, con tres pares de plumas rectrices externas barradas,  que ayudan a generar el empuje y a sostener  el vuelo, de estas aves.

Por su parte, el penacho de plumas, que le otorga su nombre, va desde la parte posterior de la cabeza, hasta el inicio del pico y está conformado por la pequeñas plumas que llaman la atención de todos los que observan estos ejemplares.

Los machos y las hembras, son fácilmente diferenciables, debido a que la cresta del macho, tiende a ser de color naranja brillante, combinado con algunas plumas color escarlata,  mientras que las hembras sencillamente no tienen o en algunos casos aislados tienen una muy pequeña, con plumas del mismo color marrón de su cabeza.

En cuanto al  plumaje de su garganta, esta presenta un color marrón oscuro, que contrasta con las plumas de la parte superior del cuerpo, conformada en combinación negriblanca; luego, su vientre resalta, pues las plumas de esa zona, son profundamente rojas, a diferencia del resto de las plumas que son verdes.

En donde vive

Es nativo de algunos países de Suramérica, como    Bolivia, Colombia, Ecuador, El Perú, y Venezuela donde se encuentra en forma endémica, aunque también se ha observado en estado silvestre, en las selvas tropicales de algunos países de Centro America, como Costa Rica, Guatemala y El Salvador.

Prefiere las selvas húmedas subtropicales y bosques montañosos.  a una altura de entre 1.500 y 2.500 metros sobre el nivel del mar.

Es una especie que está bien extendida por los países que le ofrecen el hábitat ideal, para su supervivencia y su reproducción.

La puesta de entre cuatro y seis huevos blanquecinos y redondos y se reproduce tanto en estado salvaje, como en cautiverio.

Pocos ejemplares sobreviven fuera de su hábitat natural, donde necesita gran espacio para poder dar vuelos cortos entre la jaula.

La misma, deberá estar dispuesta en algún patio lleno de árboles que le ofrezcan sombra, durante las horas de sol más fuertes.

También debe estar protegida de fuertes corrientes de aire frí  o, ya que es una especie acostumbrada a la humedad caliente de la selva.

Subespecies 

No tiene subespecies

¿Destaca en algo por su comportamiento?

A pesar de estar dotadas  completamente para volar, prefiere permanecer en un solo lugar, pues no comparten la costumbre de emigrar.

Su vuelo es rápido y lo emplea básicamente a la búsqueda de alimento.

Son aves, alegres y bulliciosas, que imitan fácilmente los sonidos emitidos por otras aves e incluso por animales terrestres.

De febrero a junio machos y hembras se la pasan cantando, porque es la época que se preparan para la reproducción.

No se sabe mucho sobre cuál es su carácter hacía el ser humano, porque son pocos los ejemplares que se han intentado criar en libertad como ocurre con las cotorras y los loros. Es fácil que coja confianza, pero el conseguir que se pose sobre el hombro o quiera comer de la mano ya es algo que resulta un poco más complicado. Sin embargo, la maravilla del resto que supone el cuidarla es algo que llama a todos los amantes de la avicultura.

¿De qué se alimenta esta especie?

Se alimenta de pequeños insectos y algunas frutas frescas del bosque, como moras, fresas y en ocasiones aguacate;  también de hojas aromáticas como el laurel y algunas semillas.

En cautiverio, se puede complementar la dieta, con otras frutas, que acepta sin muchos problemas,  como la manzana, banana o  pera.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *