Quetzal Pavonino

La cuenca del Amazonas es conocida mundialmente como la zona que mayor biodiversidad contiene en el mundo.

No es de extrañar que una extensión, con una biodiversidad tan rica y llena de bosques tropicales, albergue una gran variedad de especies, en especial aves.

Dentro de las aves que viven en los bosques tropicales,  se encuentran los trogoniformes, es decir, aquellas que mordisquean las cortezas y abren agujeros para construir sus nidos.

Justamente en esta extensa zona, podemos encontrar el Pharomachrus pavoninus o dicho en lenguaje más llano, el Quetzal Pavonino.

Es una especie endémica del norte de Brasil, la amazona colombiana, la amazona venezolana,  Ecuador, Perú y el norte de Bolivia.

Tamaño y características

Es un ave que al alcanzar su mayor tamaño, mide un promedio de 33 centímetros y pesa más de medio kilo, aproximadamente  los 600 gramos.

A diferencia de los otros quetzales, no tiene cresta, ni colores muy brillantes en todo su cuerpo, sino que está cubierto de color verde oscuro, desde su cabeza, pasando por su dorso y terminando en la raíz de la cola.

En la parte inferior del cuerpo, se puede ver plumas escarlata fuerte, color que se forma tan vivaz, debido a la presencia en la zona, de plumas naranja y rojas.  Si bajamos la mirada, comienza nuevamente el verde trébol, salpicado de algunas plumas rojas.

Las alas son verdes  y  a medida que van bajando hacia la cola, se van tornando rojizas, hasta llegar con ese tono a la punta. En este punto, la cola se divide en dos, pues se presentan dos largas plumas, una a cada lado, sumamente largas y de color verde oscuro, que miden cerca de la mitad de la longitud total del ejemplar.

Su cabeza es pequeña, en proporción a su cuerpo y en ella destacan sus ojos, vivaces, pequeños y brillantes,  cuyo iris es color miel y un poco amarillento.

En cuanto al pico, este es de color gris claro y se observa afilado, fuerte e incisivo; fortaleza que también se ve a simple vista en las patas del animal, pues son firmes y atléticas, con garras que le permiten asirse a las ramas de los diferentes árboles de la selva húmeda.

Hembras y machos presentan las mismas características físicas y tal ausencia de dimorfismo sexual, obliga a los científicos a realizar pruebas genéticas para reconocer el sexo.

Tanto institutos gubernamentales de los países amazónicos, como fundaciones sin fines de lucro y movimientos ecologistas, se han involucrado positivamente en la lucha por la preservación de esta especie, que si bien, no se encuentra tipificada como en extinción, si ha visto mermada su población.

Todo esto se debe, a que es un ave muy apetecida por criadores, avicultores, cuidadores de aves y  coleccionistas particulares, debido a que se trata de una especie escasa, hermosa y fácilmente comercializable.

 En donde vive

Es endémico de la cuenca del Amazonas, de la región norte de Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y el norte de Bolivia. Se le puede encontrar también en la zona amazónica cerca de Venezuela.

Como ya hemos dicho, se trata de una especie endémica de la selva húmeda tropical, ubicada en la cuenca del Amazonas y sus alrededores, logrando verse incluso en plantaciones cercanas y jardines botánicos o patios traseros, en algunos centros urbanos.

Su vida en silvestre la desarrollan en el territorio de Venezuela, Colombia, Brasil,  Bolivia, Perú,  Ecuador y algunas islas del Caribe, donde se observa de cerca sin inconvenientes.

Algunos dueños de resorts u hoteles lujosos, construidos en la selva, sin invadir la naturaleza, prefieren tener las grandes jaulas llenas de Quetzales, cotorras, loros y guacamayos, con las puertas abiertas.

Esto lo hacen para que las aves tengan un lugar donde refugiarse durante las tormentas tropicales, también por las noches y cuando quieran  tomar sus alimentos, sin embargo, el resto del tiempo, lo pasan volando libremente en las instalaciones, lo cual genera una sensación de confort natural, muy buscada por los turistas.

¿Destaca en algo por su comportamiento?

Es un ave que sólo se mueve de su zona de confort, si es estrictamente necesario, por alguna condición climática o porque escasea la comida en el sitio donde se encuentra, pero por lo general, prefiere permanecer en la selva húmeda subtropical, donde los grandes árboles les proveen la sombra necesaria, la alimentación requerida y la temperatura ideal, para el desarrollo de su vida en comunidad y la comodidad de sus crías.

Sus nidos los construye con materiales orgánicos que consiguen en la selva, preferiblemente a baja altura y cerca de los ríos. Aunque por lo general, estos nidos son sólo para la postura, pues ellos prefieren dormir en los árboles.

Su costumbre de dormir en las ramas escondidas de los árboles, se debe a una instintiva estrategia de supervivencia, pues de esta manera, no son vistas por los depredadores.

¿De qué se alimenta esta especie?

La dieta del Quetzal Pavonino, es variada y de acuerdo a su entorno natural.

Es así, como se alimenta de frutas silvestres y bayas; insectos y orugas; diminutos batracios y pequeñísimos reptiles, en fin, todo lo que pueda encontrar a la orilla de los ríos.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *