Ruiseñor del Japón

Existen numerosas especies de ruiseñores,  las cuales comparten ciertas características comunes entre ellos.

Sin embargo, por algunas diferencias que a continuación vamos a ver, resalta el ruiseñor del Japón, conocido científicamente como Lieothrix lutea.

La calidad de su canto, ha logrado captar la atención de los amantes de las aves, quienes sienten real preferencia por el Ruiseñor del Japón.

Además, resalta por su belleza, elegancia y gran tamaño, características que enriquecen su popularidad.

Por todo esto, en las últimas décadas, ha crecido la población de Ruiseñores del Japón en los hogares de los cinco continentes.

Tamaño y características

El ejemplar adulto y completamente desarrollado del ruiseñor del Japón, alcanza una medida estándar de quince centímetros aproximadamente.

Destacan los colores brillantes, vivos e intensos de su plumaje,  comenzando por su llamativo pico, pequeño, proporcionado, grueso, fuerte y de un llamativo color rojo-naranja, que resalta en medio de unos redondos ojos de negro intenso.

Todo esto, en medio de una pequeña cabeza, que lleva una especie de tupé de plumas verde olivo-amarillentas, que da la sensación de una pequeña esponja sobre la frente. En el cuello, los flancos y el dorso, predomina el color verde, con algunos visos grises y en ciertos  casos  unas cuantas plumas amarillentas.

Mención aparte merecen el amarillo fuerte del cuello y el espectacular naranja del pecho, que combinan con las plumas escarlata de la punta de las plumas.  Mientras que las patas son color carne.

Esta descripción es funcional, tanto para el macho, como para la hembra de la especie, ya que no existe un  dimorfismo sexual muy profundo y  para realizar diferenciación de género, debe recurrirse a un  experto que determine, mediante reconocimiento visual, cuál de ellos tiene los colores más opacos,  pues en este caso, sería la hembra de quien se está hablando.

En donde vive  

Sus orígenes se estiman, en el  sur del continente asiático, distribuido en varios países, que van desde  Tailandia, llegando hasta  China, pero es a partir de finales del siglo XX, cuando  algunos ejemplares fueron llevados a Japón y su aceptación fue tan grande, que los más importantes criadores  comenzaron a reproducirla indiscriminadamente, hasta que comenzó a reconocerse en otras latitudes, como El Ruiseñor del Japón, aunque esta especie es sumamente popular en Europa.

No existe un hábitat natural específico para esta ave, pues tiene una gran  capacidad, para adaptarse a casi cualquier ambiente. Por ello se afirma, que puede vivir en bosques, selvas, plantaciones, matorrales, ramas secas y hasta en parques y estancias llenas de árboles, enlas grandes ciudades.

Se reproduce con gran facilidad y prácticamente al instante de conseguir pareja,  cuando comienza a construir su nido, el cual se elabora con ramas, hojas e incluso con desechos orgánicos, como cáscaras de frutas, en las ramas de la vegetación baja.

Llama la atención que hasta los huevos de esta especie, son coloridos y llamativos, pues son de color azul, con lunares rojos, lo que los convierte en objetos muy apreciados por fotógrafos, directores de cine y pintores, quienes siempre andan en búsqueda de nidos de esta especie.

La puesta consta de unos tres a cinco huevos,  que son incubados por ambos miembros de la pareja, durante  unos doce días, cuando nacen los polluelos que son alimentados y cuidados por tres semanas, cuando abandonan el nido y se independizan.

Si los ejemplares están en cautiverio, puedes luego de esas tres semanas, separarlos en módulos diferente.

Subespecies 

Son reconocidas siete subespecies del Ruiseñor del Japón.

  • Leiothrix lutea astleyi
  • Leiothxix lutea calipyga
  • Leiothrix lutea kumaiensis
  • Leiothrix lutea kwangtungensis
  • Leiothrix lutea lutea
  • Leiothrix lutea luteola
  • Leiothrix lutea yunnanensis

¿Destaca en algo por su comportamiento?

En esta salvaje, los observadores de aves, lo describen como una especie, juguetona, diligente, dinámica trabajadora y alegre, que siempre está en actividad, bien sea buscando alimento, volando distancias cortas o construyendo nidos.

Mientrastanto, en cautiverio, obviamente su actividad física disminuye un poco, pero no así su carácter jovial y su manera particular de cantar.

Su canto es sumamente característico y contagioso, por ello se le asocia con el Ruiseñor, aunque realmente no se trata de uno; tampoco es originario de Japón, pero no es de extrañar que sucedan estos inexplicables nombres en el mundo de la ornitología.

¿De qué se alimenta esta especie?

En su hábitat natural, el Ruiseñor del Japón, se alimenta, casi exclusivamente de insectos, larvas, lombrices y gusanos.

Pero al tenerla en casa, debemos buscar ciertas alternativas que nos faciliten la alimentación de nuestra mascota.

Por ello es beneficioso, consultar a quienes te atienden en las tiendas de alimentos para animales, pues ellos conocen muy bien, los suplementos alimenticios más saludables para nuestra ave.

Si no te convence mucho esta opción, puedes introducir en su jaula, trozos de frutas del bosque, así como frutos tropicales como la sandía, papaya e incluso calabaza y zanahoria.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *